• +34 619020531
  • escribeme@davidtorrespalencia.es

Category ArchiveSin categoría

«La Champions es la Champions y a ti te encontré en la calle»

Es maravillosamente inevitable, pero cada vez que alguien me dice la palabra Champions League pienso en él, en el gran Jesús Barrachina y en esa tarde noche en los pasillos de las oficinas de la Antiga Senda de Senent cuando el gran portavoz del club, que nos dejó hace ahora un año, acuñó la frase: «La Champions es la Champions y a ti te encontré en la calle». Cuánta verdad y cuánta enternecedora sencillez encerraba esa declaración.

Jesús cogió la frase de «Madre no hay más que una…», (idónea en este domingo día de la madre a las que felicito por ser las que de verdad mueven nuestro mundo), y se sacó de la chistera una frase que resume lo que es esa competición para el club como entidad y para su afición como reto deportivo. Nada hay comparado a los ingresos, el brillo y la satisfacción de jugar la Liga de los mejores; nada hay que se parezca a esas magníficas y maravillosas noches históricas de Champions ya vividas, incluyendo las dolorosas decepciones sufridas en París o Milán. Dicho esto, me parece absurdo debatir si el Valencia debía celebrar o no el éxito. Para mi no es incompatible festejar de forma discreta y en el vestuario en Villarreal, con asumir que hay cosas que mejorar y pulir.

Se necesitan fichajes para la Champions

Aquellos años de principios del siglo XXI nos deben servir como ejemplo y acicate para saber que, si una vez pudimos sin que nadie creyera en el Valencia, otra vez es posible repetirlo. Ahora bien, después de lo visto en el último tercio de la temporada, y sin quitarle ni un ápice de mérito a los que están, el Valencia necesita algo más de profundidad de banquillo, duplicar algunas posiciones. En cristiano: Fichajes que le permitan mantener el ritmo cuando la competición se aprieta, se acumulan los partidos y crece la exigencia. En enero, con la Copa, el equipo se cayó. Al final, con la acumulación de minutos, la frescura ya solo aparece a ráfagas y eso, ha quedado demostrado, no te da para ganar tantos partidos como se necesita.

Lo difícil es…

Me encantaría que estuviera aquí Jesús para celebrarlo, para que lo viera. Para abrazarnos y reírnos recordando andanzas por Europa y, por supuesto, soñando despiertos con fichajes, millones que aplaquen deudas y refuerzos para que el Valencia vuelva a ser grande y nos haga felices a todos. De momento está en el camino correcto para reverdecer viejos laureles y, por eso, gracias a todos los que han contribuido a enderezarlo. No olviden, eso sí, que lo difícil empieza ahora: conformar un bloque con fichajes que permita no sólo competir en Championssino mantenerse año tras año en la competición. Sin los millones de la Champions, ni club, ni estadio, ni ná… Porque, como ya dijo el gran Jesús Barrachina: «La Champions es la Champions y a ti te encontré en la calle». Feliz semana.

 

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

 

El Valencia celebra la clasificación para la Champions.

El Valencia CF celebra la Champions

*Publicada en ElDesmarque Valencia el 6 de mayo

Carlos Soler y la rectificación del Valencia

Pensaba este domingo en todo lo que sucedió en el intenso sábado de los dos penaltis, el precioso tifo de la Curva Nord, las protestas por el precio de las entradas de Copa y la derrota del Valencia CF por 1-4 en Mestalla. Sin duda, de todo lo acontecido, lo que más alegría me produjo fue comprobar como Carlos Soler ha vuelto y lo ha hecho a lo grande, con desparpajo y personalidad.

Ese chaval, al que no conozco, tiene magia y frescura suficientes para cambiar la cara al equipo en 45 minutos. Su reaparición en Mestalla fue un soplo de aire limpio en un ambiente que deportivamente se va emponzoñando a medida que el equipo de Marcelino va perdiendo fuelle. Carlos Soler no hace milagros pero seguro que le da un aire al equipo distinto. Con él en el campo, Parejo y Guedes son mejores. Uno, porque tiene en quién apoyarse, y el otro, porque le dejan un poco en paz para tapar al de la banda contraria.

Soler ha tardado mucho en volver, demasiado. No sé si fue mala suerte o un mal diagnóstico, pero el caso es que jugó un día lesionado por error, tal y como reconoció Marcelino en una rueda de prensa, y eso ha retrasado su regreso. Ahora ya está aquí y sobre él Marcelino debe edificar el Valencia que intente doblegar al Barcelona en Copa. Bueno, sobre él y sobre la afición valencianista. Este sábado las protestas por los elevados precios de las entradas para la Copa fueron insistentes, constantes y, en mi opinión, tenían toda la razón del mundo. Que el Valencia cobre para semifinales de la Copa del Rey contra el Barça es normal, que ponga esos precios es una pasada. Y que el plazo de reserva para el abonado se acabe un día antes de jugar el partido de ida, una canallada. Ante el Madrid el Valencia no ganó, pero el ambiente fue espectacular y el tifo de la Curva Nord le puso el broche que el estadio necesitará el 8 de febrero para pasar a la final.

Rectificación

Como en el Valencia (club) no son tontos y seguro que han dado cuenta que este deporte con Mestalla vacío es un sinsentido, estoy seguro que rectificarán. No es la primera vez que lo hacen y bajan los precios a los abonados. Al de fuera sángrenlo si quieren, que es una semifinal y un partidazo, pero al de casa que llevan dos años de sinsabores, cuídenloFeliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

Este Valencia también enamora cuando sufre

Crónica en ElDesmarque Valencia

Este Valencia CF enamora hasta cuando sufre para ganar como le sucedió ante el Leganés. Los de Marcelino sabían que tenían ante sí un duelo difícil, ante un equipo rocoso y el guión no se desvió un ápice de lo previsto. El conjunto de Mestalla apretó los dientes, se puso por delante en el marcador gracias a un gol de Dani Parejo de falta directa; Neto mantuvo al equipo en el partido y en la segunda mitad un gol de Rodrigo y otro de Mina sentenciaron el choque.


No era un rival para fiarse, y el marcador final no refleja lo que sufrió el equipo para ganar. La mejor prueba de ello es que en el primer minuto Beauvue ya había probado los reflejos de Neto. El meta encabezaba un once formado por Martín Montoya, Ezequiel Garay, Jeison Murillo, José Luis Gayà; Carlos Soler, Dani Parejo, Geoffrey Kondogbia, Gonçalo Guedes; Rodrigo Moreno y Simone Zaza. Marcelino sacaba toda su artillería porque no se fiaba del equipo revelación del campeonato. Los acontecimientos, además, le dieron la razón bien pronto.

El Leganés, conocedor de las virtudes del Valencia, se encerró, su punta era el primero que tapaba a Parejo en la salida del balón y planteó un partido trabado desde el inicio. En apenas 20 metros jugaban los dos equipos, por eso, cualquier jugada a balón parado se jaleaba en Mestalla al son de la Marcha Imperial de Star Wars como si fuera un penalti en una final. Normal. Dani Parejo de falta directa no perdonó en el 13. Su tiro inteligente se coló por debajo de la barrera que saltaba. Cuéllar sólo la vio pasar. A pesar de que el Leganés no se descompuso, el partido había cambiado.

El Valencia CF venció al Leganés. (Foto: David González / ElDesmarque Valencia)

El Valencia CF venció al Leganés. (Foto: David González / ElDesmarque Valencia)

El Valencia volvió a enamorar a su parroquia con el juego rápido y preciso en la medular. Parejo y Kondogbia se multiplicaban en la recuperación y lanzaban a Guedes y Soler -muy vigilados- en pos del segundo gol. Los pepineros, sin embargo, no cejaban en su empeño de empatar y tuvieron tres buenas ocasiones para marcar, por mediación de ErasoSzymanowski y en especial una de Beauvue, pero el Valencia este año no sólo tiene una pegada descomunal, sino que además tiene un buen portero y la suerte de cara, que también cuenta. Gracias a eso, el equipo llegó al descanso con ventaja en el electrónico.

Acoso y derribo del Valencia

La segunda mitad comenzó con alternancia en el dominio del juego. El Valencia quería, el Leganés maniataba. La tensión por el partido no cerrado se respiraba en el ambiente. Un desliz podía decidir el signo definitivo del partido y los de Marcelino querían hacerlo suyo. Así, Guedes, en el 54, pudo sentenciar, pero su disparo templado con el interior se estrelló en el palo cuando Cuéllar ya estaba batido. A la jugada siguiente, el meta sería quien desbaratara la nueva oportunidad del internacional portugués.

El relevo lo tomó Rodrigo. El máximo goleador español probó fortuna desde la diestra, pero su disparo salió desviado. Las ocasiones se acumulaban y Mestalla, que volvió a presentar otra buena entrada, se enardecía, pero Marcelino quería más y sentó a Carlos Soler, demasiado vigilado, para dar entrada a Andreas Pereira. Por el contrario, sería de nuevo Neto quien salvara al Valencia del empate.

Menuda pegada

La salida de Pereira, sin embargo, fue trascendental. Los dos primeros balones que tocó desarbolaron al Leganés. El primer centro se perdió sin éxito, pero el segundo encontró la cabeza de Rodrigo Moreno para sentenciar el choque. El máximo goleador español está de dulce y desvió el esférico sutilmente para lograr el 2-0. Ahora sí, el choque se había puesto de cara.

El técnico sacaría a Santi Mina de refresco por Zaza, muy trabajador, que se marchó muy cabreado y sin récord, pero ovacionado por Mestalla. Su esfuerzo lo merecía. El gallego saltó y besó el santo. Rodrigo disparó desde fuera del área y Mina, atento al rebote, lo luchó provocando un penalti que él mismo transformaría en gol. Sigue su idilio con el gol.

Lato por Rodrigo Moreno en el 84 completaría la terna de cambios de un Marcelino que, desde el banquillo, había resuelto el choque.

El Valencia provocó los olés de su hinchada que comprobó que sufriendo este Valencia también enamora. De hecho, el duelo acabó con otra buena parada de Neto y un mano a a mano de Mina que sacó Cuéllar. El electrónico no se movería y reflejó un 3-0 quizá demasiado amplio para los méritos de ambos equipos pero es que este Valencia tiene una pegada espectacular.

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com

The Queen Layhoon Chan, la banda sonora de una presidenta en apuros

Esta es la historia de Layhoon Chan, presidenta del Valencia CF. El sábado me levanté reventado. La Junta General de Accionistas me había dejado roto de cansancio y el cerebro lleno de ideas desordenadas. Necesitaba tumbarme y pensar sobre lo ocurrido. Así, mientras Víctor hacía deberes, no sé bien por qué me dio por ponerme Queen. El grupo inglés me encanta, no diría que es mi preferido, pero para los cuarentones desde luego es una parte muy importante de la banda sonora de nuestras vidas.

Víctor me miraba raro, así que, por aquello de ejercer de padre formador, tiré de youtube y le fui poniendo una a una las canciones del mítico concierto «Live at Wembley» de 1986. Él y yo alucinamos con la fuerza de Freddie Mercury, con sus letras, con sus mensajes… Víctor no pestañeaba y yo ensoñaba mezclando títulos de canciones con las intervenciones de los accionistas y las respuestas de Layhoon de una asamblea tensa, movida, pero constructiva.

Minimicé la pestaña del youtube y, a medida que iba repasando el listado de canciones ordenaba lo sucedido en la Feria de Valencia el pasado viernes con la sensación de haber asistido a un punto de inflexión en la historia reciente de la entidad. La llegada de Peter Lim, Meriton y, sobre todo Layhoon Chan, ha sido un bálsamo económico para el Valencia CF, pero creo que les vendrá muy bien haber escuchado a los accionistas quejarse porque no quieren ver a su club flirteando con el descenso o malgastando millones en fichajes poco o nada rentables.

Se creó -sigo la lista de canciones del concierto, una especie de magia (A Kind of Magic) en el que casi medio centenar de valencianistas provocaron que la presidenta se sintiera bajo presión (Under Pressure), quizá una presión mayor de la esperada. Es cierto que ella, como mujer inteligente que es, desde el estrado se defendió con fiereza y argumentos e hizo quealgún otro como Zorío mordiera el polvo (Another One Bites the Dust) cuando quería sacar tajada deformando la realidad -una vez más- a su antojo.

Por momentos, y viendo que la Junta se alargó por espacio de siete horas entre pitos y flautas, uno se preguntaba Quién quiere vivir para siempre (Who Wants to Live Forever) pero, como bien dijeron varios accionistas desde el atril, el Valencia es para los allí congregados el Amor de su vida (Love of My Life).

Portada del disco de aquel mítico concierto en Wembley.

Es evidente que el Valencia debe experimentar un cambio tan profundo como el que nos cantaba Freddie Mercury en Bohemian Rhapsody, sin duda mi canción preferida del grupo. Se me ponen los pelos de punta recordando aquellos «Mamá, acabo de matar a un hombre… (…) Mamá, la vida acababa de empezar…» Y es que, la Junta -lo dijo la propia Layhoon– debe servir para resetear los errores pasados y no volver a cometerlos. Es verdad que palos le cayeron, muchos de ellos justificados, pero claro, eso ella ya lo sabía. No en vano, empezar la Junta reconociendo que el Valencia no celebrará su aniversario en el nuevo estadio y que debes 31.4 millones de euros porque Europa quiere recalcular de forma usurera un préstamo que ya pagaste, es un trago amargo para cualquier accionista.

Con todo, y pese al aluvión de críticas, al final los amigos siempre serán amigos Friends Will Be Friends porque todos los valencianistas están en el mismo barco. Pensar que Peter Lim ha venido al Valencia a llevárselos crudos es ser muy ingenuo. Hay un millón de formas más sencillas de ganar dinero invirtiendo cien millones. También es cierto que no basta con ponerlos y que, si queremos volver a escuchar pronto el We Are the Champions en Mestalla (en aquel concierto del 86 fue la primera vez que lo oí y ya me enamoró), hay que ponerse las pilas y aprender. Cuando la gente sospecha de Jorge Mendes y cuestiona el bajón de ingresos publicitarios y de gestión no lo hace por fastidiar, sino porque quieren al club y quieren que esté entre los mejores, no arrastrándose deportiva y socialmente. Dicho esto dónde toca, que no es otro lugar que la Junta de accionistas, llega el momento de recapitular. En este sentido, me parece justo exigir a Meriton que se pongan las pilas en el área deportiva, no tanto en el área económica porque la gestión heredada fue lamentable.

Pero lo que es evidente es que  derrotas como las de Vigo no hacen más que alimentar las dudas sobre el proyecto y que tiemblen los pilares del club y de una afición que poco le queda por hacer que no sea acabar como hizo Queen aquella memorable noche en el estadio de Wembley entonando el God Save the Queen (Dios Salve a la Reina) y deseándole suerte y tino con los fichajes a Layhoon porque sus éxitos y sus errores serán los nuestros. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

Opinión publicada en ElDesmarque Valencia.

Los Políticos, el fútbol, Parejo, Suso y la tele…

UN «MOSCAR» LLAMADO VALENCIA.  Los Políticos, el fútbol, Parejo, Suso y la tele…

Los Políticos, el fútbol, Parejo, Suso y la tele…

Escrito por David Torres
Domingo, 31 Julio 2016 19:13

Reportar vídeo Reportar

En Valencia siempre pasan cosas. (Foto: Lázaro de la Peña / Valencia CF)

La estrecha e íntima relación entre la política y el fútbol no es nueva. Desde los tiempos en que Alfonso XIII tenía equipos con su nombre, pasando por la Copa de la República, y la posguerra en la que el Generalísimo entregaba los trofeos en persona y en Madrid, clubes e instituciones han ido de la mano de forma indisoluble. La llegada de la democracia tampoco cambió esta tendencia. El intervencionismo, si quieres, fue menos burdo, pero igual de eficaz, efectivo y dominante por parte de la clase política que veía en el deporte Rey a un aliado para dominar el espíritu del pueblo. Pan y circo, que decían los romanos.

A partir de esta relación, a veces de simbiosis, otra de parasitosis, los aficionados y los periodistas hemos visto y vivido de todo, y más en el Valencia CF, dónde los vaivenes sociales no han estado exentos de intervenciones políticas más o menos afortunadas. La última, tan necesaria en su concepción como caótica en su desarrollo, dio con los huesos del club en una situación tan crítica que sólo vendiendo las acciones a un capital extranjero -Peter Lim- se pudo salvaguardar la continuidad del club.

De aquellos barros, estos lodos. Y, cuando pensábamos que los políticos nos dejarían ya en paz y ‘sólo’ nos quedaba acostumbrarnos al nuevo statu quo marcado por Meriton, ahora se desmarca Bruselas con un multazo porque aquella operación politicoeconómica se hizo pensando con los pies en vez de con la cabeza.

Para colmo de males, la operación «prestemos dinero al Valencia para que las acciones se queden en manos de la Fundación y así seguimos teniendo el chiringuito controlado» se hizo en tiempos del PP, con lo que ahora a los del PSOE, los delTripartito o al menos parte de ellos, se ponen de perfil, desearían lavarse las manos, por lo bajini, dicen que arregle el desaguisado el que lo creó y entonan aquello del «Show me the money». Y los de antes, claro, ni lo sé, ni me acuerdo. El hecho es que, como siempre, al Valencia siempre le pilla en medio, y se encuentra mecido por los vaivenes políticos de cada época.

La tele y los 3000 puestos de trabajo del nuevo estadio

Como diría mi amigo Dani Conca para regocijo de Juan Santatecla, «Tot açó és un moscar!!!!» (acumulación insoportable y desagradable de moscas en un lugar determinado).

Pues bueno, si eso es lo que quieren, hablemos en términos políticos. Si el Valencia tiene que hacer frente a la multa de Bruselas, no sólo comprometerá el proyecto deportivo del club, sino que además se pondrá en peligro la finalización del nuevo estadio de Mestalla. Es seguro que se retrasará. La conclusión de esta obra, además de ser emblemática para la ciudad, y aquí viene lo más importante, generará 3000 puestos de trabajo de forma directa o indirecta, que no se crearán si no se acaba. (Eso sin contar los pobres gatos encerrados).

Seguimos en términos políticos. Que me expliquen como, por una lado la Generalitat «le pide la mano al Valencia» y negocia -de hecho consiguió- los derechos para ofercer el trofeo Naranja por la renacida Canal 9 (a la que ahora llaman Corporación de no se qué) y por otro se harta y se cansa de pedir a través de su director del IVF Manuel illueca, hasta el último duro de un préstamo y unos intereses que ¡¡¡El Valencia ya pagó!!! Aquí, o todos moros, o todos cristianos. Y con esto, señor Illueca, también me refiero a todos los clubes. Porque hay alguno que quedó fuera de la sanción de Bruselas de forma cuanto menos curiosa. Nada que ver, imagino, con las filias o las fobias gubernamentales.

Como diría mi amigo Dani Conca para regocijo de Juan Santatecla, «Tot açó és un moscar!!!!»(acumulación insoportable y desagradable de moscas en un lugar determinado).

Parejo que te veo… Y Suso te espero

Y claro, volviendo al mundo del periodismo deportivo, que es lo que nos atañe. Para que nada falte en este moscar estival, nos estalla el caso Parejo. Sigo pensando lo mismo que escribí justo ahora hace una semana, antes incluso que el madrileño protagonizara portadas. Que ha vuelto en plan cabizbajo, tristón y poco implicado es algo que ya no duda nadie y nadie puede ocultar; que los 10 millones de euros que ha ofrecido el Sevilla son una burla para él, para el Valencia y para el mercado, tampoco es algo que nadie pueda negar. Ahora bien, de ahí a no dar el callo en cada minuto que pertenece al Valencia, es una actitud miserable y desleal.

A ver qué hace Suso en este caso. El director deportivo aún tiene margen, pero debe tomar cartas en el asunto ya. Si, de paso, soluciona el tema de los tres porteros, la llegada de un central y la presencia de un único delantero centro, pues mejor. De momento, su amistad con Robert ya le está dando frutos al Valencia. Buena venta de André Gomes y gran apuesta el fichaje de Montoya. Su suerte será la del Valencia. Feliz semana.

¡Hoy no escribo que es mi cumple! (el Fichaje de André Gomes)

>  AUNQUE ME LO PIENSO Y PIDO DE REGALO ALGÚN FICHAJE TRAS EL ADIÓS DE ANDRÉ GOMES

Escrito por David Torres
Domingo, 24 Julio 2016 07:52

Reportar vídeo Reportar

No está firmado y ya lo han vestido del Barça.

Bueno, exactamente no es mi cumple. Es el día en que lo celebro en familia y como vengo de estar todo el domingo de jefe de prensa del XXIII Trofeo Ciudad de Valencia de Fútbol Playa, pues pensé, me tomo el día de vacaciones que ya toca… El caso es que, como la cabra tira al monte y esta semana han pasado algunas cosas interesantes en nuestro querido Valencia CF con fichaje incluido, me puse cara a la pantalla del ordenador para teclearte esta texto que ahora tienes delante amigo lector.

Comencemos. El jueves por la noche cuando al presidente del Barcelona se le fue la boca y anunció un fichaje acordado pero no firmado como el de André Gomes, todos valencianistas –y madridistas- entramos en una especie de catarsis extraña. A mi particularmente me recorrió una sensación agridulce. Sé que André Gomes está bien vendido, porque si un jugador quiere irse y ponen sobre la mesa un mínimo de 55 millones de euros, no hay debate: hay que venderlo. (Me froto las manos pensando que el club podría ingresar hasta 70 si se cumplen unas determinadas variables); pero enterarnos por el twitter oficial del Barcelona a las 23.30 horas de la noche nos dejó a todos en estado de shock. A los periodistas reventados porque nos tocaba currar hasta altas horas de la madrugada; a la afición porque es un palo inesperado y a los madridistas, aunque sirva poco de consuelo, porque ya celebraban un nuevo fichaje merengue y ven como se lo lleva el vecino de enfrente.

Así que, vaya por delante mi opinión: Peter Lim, muy bien vendido. Mi opinión y la de muchos. No en vano, desde la playa de Las Arenas, dónde felizmente he estado enclaustrado este fin de semana, me contaba un amigo entre gol y gol de la Liga Autonómica de Fútbol Playa, que no nos entendía a los valencianistas: «Hace dos años compramos a André por 15 kilos y rajamos porque decíamos que solo servía para que Lim y sus amigos, ganasen dinero; que no valía ni 10 kilos y que era un atraco. Pasa dos años aquí en los que tampoco es la bomba y, cuando vendes a ese jugador por 50 «kilos» después de ser suplente con la selección campeona de la Eurocopa y sin jugar bien durante toda la temporada pasada, seguimos criticándolo y decimos que sigue siendo para tapar los negocios de Lim y Jorge Mendes. No nos entitendo». Pues eso, no añado ni quito una coma. Ni yo a veces tampoco nos entiendo.

Quizá lo que nos ha dolido amigo Pepe son dos cosas: Por un lado, ser un juguete roto en manos de Madrid y Barcelona. Porque estoy convencido que el Barça lo hace oficial para darle en los morros al Madrid y se la trae al pairo lo que podamos pensar en Valencia. Y, por otro, la inflación. Todos pusimos en nuestro cerebro el precio de 65 como cantidad mínima e indispensable y ahora ‘casi cualquier cosa’ nos parece poco. Pero vamos, que bien vendido está, lo sabemos los vivos y los muertos.

No lo han firmado y ya lo han vestido de culé. Eso, en el fondo, pues nos duele.

Parejo e Illueca

Para acabar, y como de mediocentros va la cosa, no puedo acabar sin censurar la actitud de Dani Parejo. A mi el chaval me cae bien y me parece un jugadorazo pero no puede olvidar queel Valencia y el valencianismo le han dado fama, dinero y cariño. Este año, además, tiene un cuerpo técnico y una directiva que lo miman, lo cuidad y le van a montar un equipo en torno a su figura. Si, pese a todo quiere irse -por los pitos de Mestalla, porque no se sintió querido cuando perdió la capitanía con Gary Neville y demás- está en su derecho, pero que traiga una oferta. Si lo máximo que presenta son seis millones de euros del Sevilla yo, en su lugar, me plantearía si los hispalenses en el fondo no se están mofando de mi.

Pero bueno, volviendo al principio, ahora el asunto es ver como el Valencia invierte el dinero del fichaje de André Gomes, porque después de lo que dijo Pako Ayestarán, estoy seguro que algún regalo me traen por mi cumple en forma de fichaje. A mi, por ejemplo, el fichaje de Roque Mesa, me pondría muy contento. Y como estoy de celebración, del señor Manuel Illueca, de sus filias y fobias futbolísticas y de la Generalitat, por un lado te da y por otro lado te quita (La renacida TVV y la multa de Bruselas), hablaremos otro día. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

Niza y los objetivos blandos en el Valencia

PAREJO, BARRAGÁN, PIATTI, SUSO GARCÍA PITARCH… ASÍ SOMOS EN VALENCIA (Homenaje a Niza)

Niza y los objetivos blandos en el Valencia

Escrito por David Torres
Sábado, 16 Julio 2016 09:07

Reportar vídeo Reportar

La semana valencianista en una imagen.

Sigo consternado por la barbarie terrorista cometida por el Ejército Islámico en Niza. No sé si es que me hago mayor o es que veo tantas similitudes entre lo que ha sucedido en la ciudad francesa y lo que podría pasar en Valencia que me aterra sólo el hecho de pensar que podría haber ocurrido aquí. El caso es que, me ha producido tal estado de shock el atentando que casi hasta me he olvidado de los desalmados que se congratularon con la muerte del toreroVíctor Barrio. Oyendo noticias, esquivando imágenes impactantes entre noticia y noticia de elValencia CF en ElDesmarque, me topé con el término «objetivos blandos», que es un término que a fin de cuentas resume mis temores por imitación de lo que ha sucedido en Niza.

«Objetivos blandos» en términos terroristas son esas zonas donde atentar es relativamente sencillo y que cuentan con poca o ninguna capacidad de respuesta por parte de las autoridades. Ejemplos en casa hay cientos: Una mascletá, un Castillo en el viejo cauce del Turia (como en Niza), nuestras playas… No sigo que me enervo…

En el valencianismo, cómo no y saltando las distancias para que sirva de humilde homenaje a las víctimas de éste y todos lo atentados, también tenemos nuestros objetivos blandos, nuestros puntos débiles, nuestras zonas de difícil defensa, aquellos focos  que al común de los mortales nos gusta atacar o meternos con ellos porque sabemos que la respuesta es imposible o difícil. Sin ir más lejos, me da la sensación que aDani Parejo un porcentaje muy grande de aficionados le critica,le cuestiona y que cuando publicamos noticias los medios sobre si lo quiere este u otro equipo, parece que da igual, que el riesgo de que se vaya no existe y que si se marcha no lo va a notar el Valencia. Partiendo de la base que nadie es imprescindible y Parejo no es una excepción, lo cierto es que en el actual Valencia existe -nos guste o no- una ‘Parejodependencia’ elevada a la enésima potencia. Todo el juego con criterio del equipo parte de él y, aunque admito que a veces me desquicia su aparente apatía y actitudes como dejar la capitanía, le perdono cosas como que pierda balones, pues a fin de cuentas es el que más y mejor los arriesga, el que siempre los pide cuando las cosas van bien y cuando las cosas van mal. Entiendo que Pako Ayestarán no quiera desprenderse de él y que Suso lo declare ‘difícilmente transferible (Todo se vende y se compra en nuestro mundo). Ahora, tampoco estaría mal que Parejo demostrara algún día públicamente que quiere estar y se dejara de flirtear con intereses interesados.

Barragán y Piatti

Unidos todo es más fácil: Ya sea combatir el terrorismo o vender jugadores y luchar contra el hastío que nos produjo el Valencia el año pasado y recuperar parte de la ilusión perdida. Está claro que en esto del fútbol lo de dejar salir para poder entrar lo llevamos a rajatabla. Feliz semana.

También me parece un objetivo blando Barragán. Con ese futbolista, profesional en el campo, encantador fuera de él y que cumplía con sus limitaciones cuando salía al campo. Su ausencia puede abrirle las puertas a jóvenes como Nando García, pero seguro que obliga al club a firmar otro futbolista para esa demarcación. Sin criticar su venta -creo que 3 millones de traspaso es una buena operación- espero ansioso cuál es la apuesta de Suso para esta posición. Encontrar alguno como él y más barato no va a ser sencillo.

Piatti, denostado y cedido al Espanyol es otro claro ejemplo de ‘objetivo blando’. El argentino cayó en desgracia y la renovación a manos de Nuno no hizo más que ponerlo en el punto de mira cuando, sin ser una maravilla, siempre demostró ser un buen profesional al que jamás oí quejarse amargamente por el ostracismo deportivo que sufrió.

Y claro, es imposible acabar de referirse a los objetivos blandos sin hacer parada en el caso del propio Suso García Pitarch, uno de los preferidos de los medios de comunicación y de la afición. Él es objetivo blando por excelencia. No filtra, cuenta poco y como buen director deportivo tiene en verano un trabajazo hercúleo por delante de la leche. Además, cuenta con el añadido de que haga lo que haga será criticado, pues aún no conozco un secretario técnico que haya acertado con todos los refuerzos que ha traído, y más como sucede este año en el Valencia cuando primero tiene que vender para poder traer refuerzos.

Siempre queda un resquicio para la esperanza

Sin embargo, con esta afición siempre queda un resquicio para la alegría. En una semana en la que las salidas marcaron tendencia, recibir tres o cuatro whatsapps de amigos como Juanjo o Tito preguntando a qué hora presentaban a Nani porque querían ir con sus retoños me hace albergar la esperanza que, pese a los objetivos blandos, unidos todo es más fácil: Ya sea combatir el terrorismo o vender jugadores y luchar contra el hastío que nos produjo el Valencia el año pasado y recuperar parte de la ilusión perdida. Está claro que en esto del fútbol lo de dejar salir para poder entrar lo llevamos a rajatabla. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

Señores políticos: prohibido ponerse de perfil con el tema de Bruselas

NANI Y LAS NUEVAS CAMISETAS APLACARON EN PARTE EL SINSABOR QUE DEJÓ EL MULTAZO DEL LUNES

Señores políticos: prohibido ponerse de perfil con el tema de Bruselas

Escrito por David Torres
Domingo, 10 Julio 2016 19:46

Reportar vídeo Reportar

Bruselas, Nani y las camisetas nuevas. Qué triángulo.

En la semana que el Valencia CF volvía al trabajo de la mano dePako Ayestarán y con la visita de la presidenta, me siento al ordenador cargado de emociones enfrentadas. En estos últimos siete días han ocurrido tres hitos en el valencianismo que no puedo dejarme en el tintero-digital antes de que este domingo toque a su fin. Vamos por orden cronológico. El lunes nos desayunamos con el multazo (para mi injustificado) de Bruselas; el miércoles nos alegramos con el fichaje de Nani y la presentación en sociedad de la nueva camiseta apaciguaron mi espíritu el viernes, poco antes del fin de semana. Son, tres tragos fuertes emocionalmente hablando que no dejan impasible a nadie, bien sea periodista, aficionado o ambas cosas a la vez.

El caso Bruselas lo dejaré para el final y así podré extenderme sin que el corrector me ponga trabas. Antes me detendré en el fichaje de Nani, para mi una operación sensacional si mantiene el nivel que ha tenido en la Eurocopa. En este repaso semanal justo es también aplaudir las nuevas equipaciones del Valencia CF para la temporada que viene. Ha merecido la pena esperar a que sacaran la nueva para comprarle la segunda equipación a mi hijo por su cumple que es por estos días. Ese negro combinado con naranja va a causar furor. Estoy convencido.

A tenor de lo escrito podría considerarse una semana buena para el conjunto de Mestalla, pero lo del lunes y las reacciones de después al multazo de Bruselas me pusieron de muy mal café.

Les pongo en situación a los que están poco iniciados en la materia: El Valencia para salvarse en 2009 tenía dos opciones: o concurso de acreedores (chungo pero asumible, estaba ya preparado) o que alguien le aportara liquidez para asumir su deuda con los bancos. Se optó por esta segunda opción y la Generalitat a través del IVF concedió un préstamo a bajo interés para que la Fundación del Valencia comprara las acciones y se pudiera así capitalizar el club. Años después, Bruselas ha entendido que eso de ayudar a los clubes está muy mal porque entonces no compiten igual de bien contra, por ejemplo, los grandes conjuntos alemanes a los que el estado les ha dado dinero para construir sus flamantes estadios, sin ir más lejos. Vamos, Bruselas dice que el Valencia tenía que haber pagado más intereses por ese préstamo a la Generalitat (como si no tuvieran cosas más importantes que medir y controlar en Europa).

El Gobierno Valenciano (PSOE, Compromís y Podemos, pero sobre todo los primeros) tienen ante sí una oportunidad de oro para mojarse por el Valencia, el Hércules, el Elche (y el Levante, que también obtuvo un préstamo). Con el tema de Bruselas, señores políticos, está prohibido ponerse de perfil

A partir de ahí, el valencianismo, tribu cainita como pocas he conocido, se ha puesto enfurecido a buscar culpables y entonar el «yo ya te lo dije». Así, he visto, leído y escuchado que:

1) la culpa es del PP que estaba en el gobierno y se gastó dinero público en ayudar a los clubes de fútbol (A todos, ojo),

2) de Olivas (ex Generalitat) que estaba en Bankia-aún hoy principal acreedor del Valencia no lo olvidemos-; por ahogar al Valencia

3) de los directivos con Llorente a la cabeza que por aquel entonces eran poco menos que unos monigotes en manos de la Generalitat

4) de todos a la vez porque era una forma de evitar que el club -en quiebra- cayera en manos de Dalport

Todas las tesis tienen una parte de razón, pero lo que me ha hecho escandalizarme del asunto es que los políticos que gobiernan ahora, y más concretamente el presidente Ximo Puig (PSOE) y el señor Illueca del IVF (el banco de la Generalitat), se hayan puesto tan estupendos -como lo hicieron sus predecesores en su día para soltar el dinero- y les haya faltado tiempo para asegurar que van a tratar de recuperar hasta el último euro invertido en los clubes. ¿Imagino que será una pose ante los ciudadanos y sinceramente no pedirán que el Valencia les devuelva 20 millones y que el Hércules y el Elche paguen sus deudas poco menos que condenándose a la desaparición?

El tríduo pascual: Bruselas, Nani y las nuevas camisetas… De nada falta en la viña del Señor.

Leí y vi el otro día a Manuel Illueca, director general del IVF en la tele, y me pareció algo tibio en sus planteamientos: que si sensibilidad, que si habrá cómodos plazos… ¡Narices!, ¿tanto cuesta decir que la Generalitat Sí o SÍ va a recurrir la decisión de Bruselas para evitar ese pago? A fin de cuentas, no el dinero público que salió para ayudar a los clubes de fútbol valencianos y españoles -algunas de las sociedades mercantiles más importantes de este país-, ha vuelto a las arcas del gobierno. Aquí simplemente el órgano europeo estima que ese préstamo debió hacerse con más intereses porque consiera que gracias a ese dinero los clubes españoles son mejores en su lucha contra los europeos ¿?¿?¿?¿?.

Es el momento de apostar de verdad por lo nuestro y eso, para mi, no es sacar un dinero que no está presupuestado porque la Generalitat-IVF ya cobraron en su día lo prestado con la llegada de Peter Lim con sus intereses incluidos, en el caso del Valencia. El Gobierno Valenciano (PSOE, Compromís y Podemos, pero sobre todo los primeros que ostenta la presidencia) tienen ante sí una oportunidad de oro para mojarse por el Valencia, el Hércules, el Elche (y el Levante, que también obtuvo un préstamo). Con el tema de Bruselas, señores políticos, está prohibido ponerse de perfil. Feliz semana.

El orgullo, Albiol y la cantera

MOTIVOS PARA SENTIRSE FELIZ: QUE ALBIOL PRESIONE O QUE NANI QUIERA VENIR…

El orgullo, Albiol y la cantera

Escrito por David Torres
Domingo, 26 Junio 2016 20:09

Reportar vídeo Reportar

El otro día fui a recoger las notas de mi hijo y me sentí orgulloso al verlas. Me encantó ver un puñado de nueves, ochos y dieces sobre el boletín. Una sensación de satisfacción y placidez me inundó por completo. Seguro que si Rosa, la excelente profesional maestra-mamá que ha llevado los designios de Víctor en el Vicente Gaos, hubiera tenido un espejo mi sonrisa habría sido tan amplia como las de los emoticonos del Facebook.

El orgullo

ADVERTISING

Con todo, el mejor momento de la breve pero necesaria charla fue cuando ella me dijo que Víctor era noble, alegre, muy buen niño en definitiva. Me vino a decir que es para comérselo -literalmente- y que le había despertado sentimientos que hacía tiempo que no tenía. Imagínate si ella se emocionó, yo casi me pongo a llorar con el moco tendido cuando me aseguró: «tienes un hijo como para sentirse orgulloso de él». Lo dicho, no lagrimeé por vergüenza. Confío que a ella, a Rosa, no le importe que comparta estos minutos de charla, pero es que en ese momento supe de verdad qué es el orgullo.

Albiol (y Nani)

En nuestro día a día valencianista hay multitudes de actitudes que demuestran que el orgullo es, en definitiva, lo que le hace a Raúl Albiol apretar para venir a Valencia aunque sea perdiendo dinero y la falta de él, que canteranos como Zahibo no sigan en el club porque pidieron contratos de estrellas cuando apenas balbucearon en la élite del fútbol profesional.

El orgullo, dice la RAE, es ese «sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno que se considera meritorio». Vamos, lo que andamos buscando en el Valencia desde hace meses: El orgullo de pertenencia; el orgullo perdido por los resultados que no llegan; el orgullo necesario para salir a la calle a celebrar los éxitos propios y no los ajenos.

En la foto Raúl parece despedirse de la Lazio.

En nuestro día a día valencianista hay multitudes de actitudes que demuestran que el orgullo es, en definitiva, lo que le hace a Raúl Albiol apretar para venir a Valencia aunque sea perdiendo dinero y la falta de él, que canteranos como Zahibo no sigan en el club porque pidieron contratos de estrellas cuando apenas balbucearon en la élite del fútbol profesional.

En nuestro día a día valencianista hay multitudes de actitudes que demuestran que el orgullo es, en definitiva, lo que le hace a Raúl Albiol apretar para venir a Valencia aunque sea perdiendo dinero y la falta de él, que canteranos como Zahibo no sigan en el club porque pidieron contratos de estrellas cuando apenas balbucearon en la élite del fútbol profesional.

Y la cantera…

En estos casos de canteranos que vienen, van y que pueden llegar, como el caso de FranVillalba, siempre me viene a la cabeza esa fase que hizo tan célebre la serie televisiva de los 80 «Fama»: “Buscáis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar, con sudor”. Proteger a los nuestros es un deber. Educarlos para que sepan lo que es el Valencia y que se sientan orgullosos por el hecho de pertenecer a este club, es una obligación.

Deben entender que orgullo por estar en el Valencia es que, por su cumple, a mi hijo le regalen un juego de fútbol (no se si el Fifa o el PES, para eso están los de eSports de ElDesmarque que son los que parten la pana) y de motu propio elija jugar con el Valencia CF a pesar de no ser el mejor calificado o el que más partidos gana.

Estos chicos de la cantera deberían algún día parecerse a Albiol. Pues orgullo es, o al menos a mi me lo produce, saber que, a pesar de los pesares, que por muy negro que pintemos el horizonte valencianista, siempre hay futbolistas como el de Vilamarxant o, si me apuran el propio Nani, dispuestos a embarcarse en este nave llamada Valencia CF.

Ahora bien, siempre parto de la base que lo más importante es «que el orgullo no se apodere de ti. Es mejor ser feliz que querer tener siempre la razón» (Doctor Lozano). Que se lo apliquen los políticos que, partir de hoy deben pactar para gobernarnos. Entre tanto, feliz semana (en especial a mi mami que es su cumple). Firmado un padre orgulloso.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

 

 

De hospitales, médicos y demás curas

AKO ES LA VARA DE ESCULAPIO Y SUSO LA SERPIENTE ENROSCADA EN ELLA

De hospitales, médicos y demás curas

Escrito por David Torres
Domingo, 19 Junio 2016 17:49

Reportar vídeo Reportar

Pasar cada día por cualquiera de las cafeterías que rodean cualquier hospital de cualquier ciudad del mundo te hace darte cuenta de lo que es importante y de lo que no lo es. Imaginas qué historias hay detrás de esos rostros macilentos, cansados y piensas cuan importante es para un enfermo la figura de su médico.

Hecha esta precisión, escribir sobre lo «traumatizados» que estamos en el Valencia porque no hayan venido fichajes o se hayan escapado jugadores relativamente asequibles como Bartra o Sarabia, por nombrar algunos, es cosa menor y más a estas alturas de temporada que todavía quedan sesenta días para comenzar la temporada. Eso sí, les reconozco que el hecho de que Cheryshev haya elegido el Villarreal en vez de el Valencia o que se hayan escapado futbolistas interesantes como los mencionados, me molesta tanto como un abejorro en el forro del pantalón. Sin embargo, tiempo habrá de analizar los pasos de un Suso García Pitarchque, da la sensación que, ante la falta de salidas, ha debido pensar «me lío la manta a la cabeza, contrato lo que necesita Pako Ayestarán para ir tirando, y más adelante ya veremos cómo quitamos lastre de encima». Si no, no concibo que Kostic esté a punto de firmar tras -hipotéticamente- haber pasado ‘una’ revisión médica.

Pasar cada día por cualquiera de las cafeterías que rodean cualquier hospital de cualquier ciudad del mundo te hace darte cuenta de lo que es importante y de lo que no lo es. Imaginas qué historias hay detrás de esos rostros macilentos, cansados y piensas cuan importante es para un enfermo la figura de su médico.

Tanto galeno en mi vida en la última semana sólo podía acabar en una pregunta ¿por qué el Valencia a estas alturas no tenía sustituto de Juan Albors o al menos no lo había anunciado?Hace tres semanas que despidieron al anterior jefe de los servicios médicos y, salvo el rumor inicial de Jordi Candel, nada de nada. Pregunté, indagué, y lo máximo que conseguí fue una versión ‘no oficial pero sí enterada’ de que el Valencia había puesto la elección del doctor en manos de una empresa externa y que se buscaba un médico especialista en medicina deportiva (lógico) pero no próximo al entorno valencianista. Es más, me llegaron a asegurar que iba a ser extranjero (cosa que está por ver) y así lo publiqué. La cosa ahí me chirría un poco más, tampoco en exceso. Desde luego, nada comparado con el runrún que se ha creado en el mundillo de los médicos ante la posibilidad de que el Valencia fiche a uno de fuera…

Es verdad que en un principio el tema me escamó. Después, con el paso de las horas, interioricé la noticia, recordé que la última vez que estuve en Urgencias con mi familia, nos atendió un argentino y clavó el diagnóstico, por lo que resté importancia al hecho de su origen y me centré en el verdadero quid de la cuestión: ¿Cómo debe ser el médico del Valencia? La respuesta fue clara: un doctor que consiga que los jugadores estén felices física y mentalmente. No en vano, parto de la base que sólo puede hacer felices a los demás (aficionados) aquel que está feliz consigo mismo. Dicho lo cual, en ese vestuario, a partir de julio sólo pueden quedar hombres felices, contentos y orgullosos de defender la camiseta que visten. Profesionales, sí, pero también personas con hambre, ambición y para los que vestir el escudo sea un aliciente en sí mismo.

Por eso, ante esta tesitura, no sé si lo más recomendable es que Suso, que tiene faena por delante con los fichajes y las salidas, no sé si recomendarle que también empiece a mirar el mercado de psicólogos y psiquiatras para «reforzar» el cuerpo médico del club.

La vara de Esculapio y la serpiente enrollada en ella

Llegados a este punto de mi reflexión recordé que la vara de esculapio es el símbolo de la profesión médica, y la serpiente que está enrollada en ella, el animal que muda periódicamente de piel, es decir personifica el rejuvenecimiento.

La vara, el palo, tengo claro que se lo va a dar Pako Ayestarán apretando las tuercas durante la pretemporada. Rejuvenecerla, mudarla, cambiarla es cosa de Suso García Pitarch, pero la medicina no hace milagros. Así que, tiempo al tiempo. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia