• +34 619020531
  • escribeme@davidtorrespalencia.es

Category ArchiveSin categoría

Hasta siempre José Julián, el running popular valenciano está de luto

Lee el artículo original en ElDesmarque Valencia

El running popular valenciano está hoy de luto tras el fallecimiento de José Julián Ponce García, el joven presidente del Club Atletismo Poblats Marítims tras una larga enfermedad. La entidad con sede en la ciudad de València se ha encargado de comunicar la tristísima noticia a través de sus redes sociales con el siguiente emotivo comunicado: «Lamentamos profundamente comunicaros que esta mañana se ha producido la triste noticia del fallecimiento de nuestro amigo, compañero y presidente. Descansa en paz José Julián», aseguraban mientras que, en otra comunicación posterior remarcaban sus tres valores como «amigo, compañero y presidente». Su marcha deja devastados a los miembros del club, a su familia y amigos y conocidos del mundo del deporte que le recuerdan siempre por su pasión por el running y la escalada.

Y es que, quienes conocían a José Julián, que falleció en nuestra ciudad este domingo a la edad de 47 años y que deja mujer e hija, sólo pueden recordar de él su voluntad de servicio, la predisposición constante para ayudar a los demás y su eterna sonrisa. El joven deportista popular, que precisamente accedió a la presidencia del club por su ánimo sempiterno de darse a la comunidad deja un vacío enorme tras meses de lucha que llevó con la entereza que siempre le caracterizó.

En señal de duelo, el club, organizador entre otros de la tradicional carrera Pas Ras al Port de València, suspendida este año por culpa del coronavirus, ha cambiado el logo de la institución.

José Julián será incinerado en la más estricta intimidad por expreso deseo de la familia y por culpa de la situación actual sanitaria generada por el coronavirus. Desde ElDesmarque Valencia nos sumamos al dolor por la pérdida y mandamos un sentido abrazo a la familia y amigos que hoy se despiden de un gran deportista y una persona excepcional. Descansa en Paz José Julián, siempre serás recordado.

El paso en falso de Peter Lim

Léelo en ElDesmarque Valencia aquí

Escuchar a Juan Martín Queralt el otro día en la SER tranquiliza. Al menos abre un hilo de esperanza respecto a que puede haber un Valencia CF diferente al actual, sin Peter Lim, que vuelva a ser lo que conocimos. Dicho esto, he de confesar que, por definición, ahora mismo soy escéptico respecto a qué posibilidad real existe de encontrar la forma de comprarle las acciones al singapurés y «democratizar» la entidad. Encontrar un comprador es hasta asequible si me permiten la licencia. seguro que hay varios dispuestos a invertir en un club con más de cien años de historia como es el Valencia CF. Lo que realmente me preocupa, como ya he escrito en una ocasión, en lo que pasará el día después de una teórica venta de Lim: ¿Cómo se democratiza? ¿Cómo haces que el club deje de pertenecer a un señor de lejos para que vuelva a ser de los valencianos? ¿El, o los que entren tras Peter Lim tendrían capacidad para solventar la inmensa deuda que ahoga la entidad

Son, en todo caso, preguntas que el tiempo irá resolviendo a largo plazo. A corto tengo claro que Peter Lim ha terminado por cavar su tumba social en Valencia con la última decisión de limitar el acceso a los pequeños accionistas a las Juntas Generales. Privar al valencianista de a pie la única forma que tenía de quejarse y protestar es una canallada más; una prueba más de la distancia entre ellos, Meriton, y nosotros.

Es más, creo que es el pistoletazo final que puede conseguir lo nunca antes visto: la unión real del valencianismo de base y militante contra él. La cosa, encabezada por la plataforma De Torino a Mestalla tiene buena pinta al menos en teoría. Veremos después en la práctica, pero, a priori me gusta. Lo primero, por los que la integran, gente respetable y sobradamente conocida en el mundo valencianista cuyas trayectorias pasadas les avalan. Lo segundo, porque han conseguido aglutinar a las bases, representadas por la Agrupación de Peñas y los colectivos de nuevo cuño como Libertad VCF cuyo objetivo es el mismo: Hacer que Peter Lim se vaya, que esto cambie.

Las últimas medidas de Peter Lim cavan su tumba social en el valencianismo. La última, limitar el acceso de los pequeños accionistas a las Juntas.

Es cuestión de tiempo y formas para sacar a Peter Lim del club, viene a decir Martín Queralt cada vez que habla y que tiene previsto presentar su plataforma públicamente en breve. Yo a él le creo, le conozco muchos años y goza de todo mi respeto. Cuando el catedrático habla, lo mejor que uno puede hacer es tomar nota y aprender, escuchar. Ojalá esta vez su hoja de ruta tenga un final feliz y lo que yo ahora no atisbo se pueda hacer realidad. Estaremos atentos y lo vigilaremos. Algunos desde los medios y otros desde el cielo, donde José Julián seguirá animando a su Valencia CF. Descansa en paz amigo, nosotros protegeremos tu club.  .

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

Retratados y damnificados por la venta de Kondogbia

Puedes leer el contenido en su sitio original en ElDesmarque aquí.

La venta de Kondogbia es un mazazo más a la temporada. Es el resumen de una planificación que nada tiene de deportiva, que levanta infinidad de sospechas sobre lo que quiere hacer Peter Lim con el Valencia CF y una andanada más a la ilusión del valencianismo. En este caso todos han actuado mal, algunos han quedado retratados, otros en evidencia, miles damnificados y el nombre del Valencia CF de nuevo vilipendiado. La deriva del club es tal que hasta el servidor más grande de Internet se queda corta para repasar las tropelías que se cometen al escudo cada semana. Me gustaría creer que todo obedece a un plan, al que sea, aunque implique una venta, pero sinceramente no lo veo por ningún lado. Ojalá me equivoque. El hecho es que la venta de Kondogbia, la (novena salida en este mercado por ninguna entrada) deja a muchos en evidencia. El primero que queda retratado, sin duda, es el jugador. Nada de lo que le hayan prometido justifica su actitud de las dos últimas semanas. Una decepción en la forma de irse del club que le dio todo. Cierto es que eso con otros dirigentes al frente del Valencia CF no habría sucedido. Ahí va mi análisis.

Peter Lim y Anil Murthy, retratados

Tras Kondogbia los primeros que quedan señalados con el movimiento son el máximo accionista Peter Lim y el presidente, Anil Murthy, quienes aseguraron semanas atrás que el futbolista no saldría si no es por la cláusula de rescisión. De nuevo, el interés económico y la nula intención de reforzar el proyecto deportivo, les deja en evidencia y destapa su mentira cuando deslizaron que o salía por la cláusula o nada. Al final, se vende por la mitad. Perdón para los que les creímos y lo publicamos.

Tampoco puede sorprendernos su actitud. Desde hace un año, cuando despidieron de forma abrupta a Marcelino y apartaron a Mateu Alemany, todas las decisiones deportivas han provocado una caída de las aspiraciones tal que, a día de hoy, las opciones deportivas reales de un club acostumbrado a pelear por ser cuarto y entrar en Champions, han quedado reducidas a acabar la campaña sin sufrir.

Peter Lim y Anil Murthy, responsables de la venta de Kondogbia (Foto: Valencia CF)
Peter Lim y Anil Murthy, responsables de la venta de Kondogbia (Foto: Valencia CF)

Gracia, engañado

La venta de Kondogbia ejecutada por Anil Murthy tras recibir el OK de Peter Lim deja muy tocado a Javi Gracia, que ya intentó marcharse y se quedó por no poder pagar la cláusula de penalización de 3 millones de euros que le ata al club. El técnico ha tenido que regatear con engaños y promesas incumplidas desde que fichó. Este sábado fue la última hasta la fecha. El navarro no era concluyente al futuro del centrocampista, pero que hace quince días sí que explicaba que Anil Murthy le había llamado para decirse que «Kondogbia se queda con nosotros», cosa que se ha demostrado ser falsa «La llamada era para hablar de Kondogbia. Que era un jugador que va a estar con nosotros», cosa que se ha demostrado ser falsa. A Gracia le engañaron y a los medios y a la afición también. Ni sigue, ni sale por la cláusula. Tomamos nota. Te engañan una vez, pero más ya no y, por eso, este domingo tras el partido le pegaba un palo al presidente de nuevo. «El que tenga que salir a explicar lo de Kondogbia que salga y lo explique. Yo estoy aquí para entrenar». Pue eso. Luz y taquígrafos.

La plantilla damnificada: 9 salidas

Al margen del técnico queda tocada la plantilla. En total se ha producido 9 salidas. A saber, a día de hoy, el Valencia ha vendido por valor de 72 millones fijos + casi otros 25 variables muy sencillos de ingresar (25 millones de euros + 15 en variables por Ferran Torres8 por Coquelin30 millones + 10 en variables por Rodrigo Moreno) y ahora por Kondogbia 15-20 millones de euros y un porcentaje de una futura venta.  Además se ha desecho de algunas de las fichas más elevadas de la plantilla como son Dani ParejoGaray al que no se renovó, Jaume Costa y Florenzi que acabaron sus cesiones y no siguieron y Piccini, que salió cedido. En total, nueve futbolistas y ningún fichaje. Las aspiraciones se derrumban y las ganas de renovar o continuar en el proyecto también, que se lo pregunten a Kang In Lee, Gayà o Gabriel Paulista.

La plantilla sin Kondogbia queda más debilitada (Foto: Valencia CF)
La plantilla sin Kondogbia queda más debilitada (Foto: Valencia CF)

La afición descreída y desilusionada

A falta de Mestalla dónde poder manifestarse, la venta de Kondogbia no ha pasado desapercibida en las redes sociales que se han llenado de mensajes criticando del francés hacia el Atlético de Madrid. El sentimiento generalizado es el de enfado, cabreo, rabia y frustración. La impotencia de ver lo que Meriton Holdings ha hecho con su club en un año supera ampliamente la indignación por la actitud de Kondogbia. El #LimGoHome resuena con más fuerza cada día. El sentimiento de preocupación por, incluso, el descenso, cada vez arraiga más en una parroquia que se moviliza para tratar, sin éxito, que Peter Lim se marche o venda.

La venta de Kondogbia airea muchas de las vergüenzas del club y deja retratados a sus dirigentes y al jugador y a miles de damnificados.

Protestas contra Peter Lim y Anil Murthy cuando aún podían hacerse.
Protestas contra Peter Lim y Anil Murthy cuando aún podían hacerse.

Y, por supuesto, Kondogbia

De las personas siempre espero que se vistan por los pies. Kondogbia no lo ha hecho. Su mensaje, sus dos semanas a medio gas y no yendo a entrenar en los días libres como el resto de lesionados demuestra su falta de profesionalidad. Lo duro no es que no entrene si puede, es que, por muy cabreado que esté con Murthy o con Lim, nada justifica irse del club con una actitud tan miserable. A mí me ha decepcionado. El Valencia CF no se merece eso, como tampoco se merece hacia dónde lo están llevando Peter Lim, Meriton y Anil Murthy. Todo produce tanta tristeza que afecta al espíritu y al ánimo del que escribe y de los que siguen a su amado equipo, al margen que se cuela en un vestuario que es el único sustento que le queda al valencianismo. Feliz semana.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

Peter Lim, un ejército de retirada

Lee aquí el texto original en ElDesmarque

Peter Lim esta semana se pegó por mediación de su presidente Anil Murthy o de su liquidador, Joey Lim, me da igual, dos nuevos tiros en el pie. Debilitó su ejército cargándose a dos bomberos de los que le achicaban aguas y apagaban incendios por doquier. Es una prueba inequívoca más del destarifo organizativo en el que se ha convertido el club. De puertas para afuera lo vemos cada semana: Equipo debilitado, sin fichajes, entrenador entristecido y que puso su cargo a disposición; con jugadores como el capitán Kondogbia en rebeldía (¿hasta cuándo piensa estar así, por cierto?). Pero de puertas para adentro, lo que antes intuíamos, ahora también lo sabemos.

Me negaba a pensar que Joey Lim venía a liquidar el club pero, a menos de que haya una explicación plausible en el futuro, todo lo que veo es recorte de gastos por doquier. «Es de primero de empresa», me decía un empresario amigo el otro día. «Primero reduces los gastos y los costes y así es más fácil venderlo». Es una canallada, es triste e injusto para el valencianista, pero la teoría cada vez cuadra más. Si es así, si aunque digan lo contrario, lo que está haciendo Lim es descapitalizar el club para venderlo y no sólo para bajar gastos por la pandemia, me preocupa más el fin que el hecho. No tenemos ni idea a qué manos puede ir a parar, y eso asusta.

La imagen del Valencia CF de Peter Lim da pavor (Foto: LaLiga)

La imagen del Valencia CF de Peter Lim da pavor (Foto: LaLiga)

Lim y el estado de alarma

Este fin de semana se han cumplido seis años desde que Peter Lim aterrizó en Valencia, Al tiempo que el país debate si entra de nuevo en un Estado de Alarma, el valencianismo vive permanentemente en él. Los seguidores de a pie se sienten engañados, humillados al ver a su equipo acumulando derrotas y a su club sumido en un auténtico caos. Con las mejillas coloradas por la vergüenza que genera ver a los dirigentes, el desánimo y la desafección se apoderan del entorno valencianista. Nadie va a dejar de querer a su Valencia CF, pero cada vez está más lejos de sentirlo como propio. Vivo ejemplos cada día. El fútbol es ilusión, pasión y por eso Lim fue recibido como un salvador, cuando en realidad era un empresario que venía a salvaguardar sus intereses. Hoy es, con permiso de sus enviados en la Comunidad Valenciana, una de las personas menos gratas en estas latitudes.

La foto del bombero

Precisamente de evitar que el Valencia rompiera lazos con su tierra, con su gente iba el trabajo de Álex y Cristina, los dos compañeros periodistas que han sido despedidos tras 16 años de valencianía en el club. Cuando me enteré de la notica busqué una foto de ambos. No las tenía. Normal, su trabajo era tan eficaz como oscuro. Suerte y ánimo a los empleados que se quedan y a los que les obligaron a salir que no se preocupen. Se cierra una puerta pero se abrirán miles. Sin foto, y pensando la decena de incendios que a diario provocan los enviados de Lim en Valencia, elegí para este artículo la foto de un bombero anónimo que protesta por sus condiciones laborales y defiende sus derechos. Es de EFE. La otra foto, de Laliga, pertecenece la debacle de Elche, para que no se nos olvide en qué han convertido el club. Perdieron un cargo pero recuperaron una vida lejos de Meriton y respecto al Valencia CF, como se pongan cafres, nos juntamos y lo refundamos. El Valencia CF siempre será algo más que acciones. Feliz semana.

Bomberos con mascarillas durante una protesta (Foto: EFE)

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

 

Andrea Radrizzani, Mestalla y el tiro de Gracia

Lee aquí el artículo original en ElDesmarque.

Se va una semana extraña, una más en el Valencia CF, que demuestra que en este club la realidad siempre supera la ficción. Se marcha con rumores de venta desde Inglaterra, dónde Andrea Radrizzani habría puesto sus ojos en Mestalla, y con la sensación amarga, agridulce, metálica del amago de marcha de Javi Gracia, bloqueada por una cláusula nada más, y la última intentona del Atlético de Madrid por fichar a Kondogbia. Última hasta la fecha..Se va una semana que, si tiene algo de positivo, es que nos acerca un poco más a la vuelta a la normalidad. Leía en ese sentido que CA Osasuna ha pedido jugar su partido del centenario en El Sadar con público y que el Racing de Santander ya tiene autorización del Gobierno de Cantabria para utilizar el 30% de su aforo. Ardo en deseos de que la afición vuelva a Mestalla y que los movimientos (no fichajes, salida de las peñas y demás decisiones de Peter Lim, Anil Murthy y compañía) tengan su eco en el coliseo valencianista. Estoy seguro que otra cosa nos habrían deparado estos infaustos meses de 2020 con el respetable en las gradas.

Andrea Radrizzani, que en las últimas horas sonó como posible comprador del club de Mestalla

Andrea Radrizzani, que en las últimas horas sonó como posible comprador del club de Mestalla

Sé que es mucho elucubrar, pero estoy convencido que la temporada pasada no habría acabado como terminó en términos deportivos -novenos- y que las pitadas constantes y los abucheos en la presente campaña habrían provocado que no se quedara en tímidas protestas el desalojo de las peñas, los no fichajes o el abandono que ha sufrido Javi Gracia… El técnico, por cierto, tiene todo mi apoyo, pero haber escenificado tan abiertamente sus ganas de irse, por honradez profesional, por dignidad, por conciencia o por lo que sea, sabiendo que tenía una cláusula de penalización que lo impedía, ha generado una situación incómoda en el entorno, ha podido generar incluso una brecha en el vestuario y no ha logrado su objetivo, si es que este era irse. La moral le asiste y entiendo sus motivaciones. Es perfectamente comprensible que se haya cansado de que le hayan mentido a la cara Peter Lim, Anil Murthy y compañía, pero quizá las formas esta vez no fueron las correctas. Creo que nadie se lo tendrá en cuenta (bueno, Meriton quizás sí) porque todo el mundo en Valencia con dos dedos de frente sabe que si alguien puede evitar que esta nave naufrague es él.

Estoy seguro que con Radrizzani y Víctor Orta por Mestalla otro gallo habría cantado en verano. Han pasado cinco años desde que compró el Valencia CF así que Peter Lim ya puede vender el club y, tal y como se ha recibido la noticia de la aparición en escena del italiano, su adiós haría felices a muchos valencianistas. A mí me faltan muchos pelos de esa burra para saber qué piensa el máximo accionista y qué futuro depara accionarialmente al Valencia CF. Sé que el presente es gris, de sufrimiento y pelea por mantener la dignidad deportiva de la entidad. Este es un club que forma parte de la vida de muchísimas personas y cuyo prestigio y nombre está por encima de las personas, de las acciones y de cualquiera que ose mancillarlo. Feliz semana.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

(Foto: Valencia CF)

Peter Lim 8 – Valencia CF 0 ¿Qué pretende hacer con el club?

Lee aquí el texto original

El caso Kondogbia y su posible salida puede ser la puntilla. Después de todo el desmantelamiento del equipo, Meriton quiere más, Lim quiere más. No recuerdo ser consciente de un bajón tan grande de aspiraciones en los más de veinte años que llevo siguiendo al Valencia. Es duro. No entiendo qué pretende hacer Peter Lim con el Valencia CF ¿Qué mensaje manda al mundo con sus actuaciones o su falta de ellas? Se admiten apuestas. Yo ya he dejado de esperar el OK de Peter Lim para que llegue un fichaje. No es que no se vaya a producir, sinceramente confío en que llegue algún refuerzo para la plantilla de Javi Gracia, aunque sea por vergüenza torera y pese a que, ese refuerzo -si se produce seguramente será vía Jorge Mendes– no va a solucionar la sensaciones que deja este verano lamentable muchos aspectos y especialmente ridículo en el asunto deportivo. Partidos contra el Betis demuestran que este equipo y esta plantilla es mucho peor que hace dos meses cuando el mercado de fichajes comenzó. Ni los más viejos del lugar recordamos una situación similar a la actual: ocho salidas, ningún fichaje y el nombre del club arrastrado en numerosas negociaciones que antaño hubiera podido cerrar casi solo con lo que hoy ha perdido en el mercado: prestigio.

La pregunta del millón es ¿qué pretende hacer Peter Lim o para qué quiere Peter Lim el Valencia CF? Su política austera ¿es para venderlo?, ¿es porque se cansó del juguete? El valencianismo merece respuestas. Quizá toque cambiar el discurso y concienciarse de que el primer objetivo es eludir el descenso. Ojalá me equivoque. 

Cuando hablo del mensaje de Peter Lim me refiero también a la sensación que traslada a la sociedad, a la afición, a los políticos que aplaudieron su llegada. Ha abandonado a su suerte el club, sin fichajes, en crisis económica, sin el estadio…. La sensación que transmite es que el Valencia ha dejado de ser una de sus prioridades, una de sus ilusiones si es que algún día lo fue. Recortar gastos y bajar costes de plantilla está bien, es necesario después del resultado de la temporada pasada que el propio Peter Lim ayudó a fundirse. Cargarse a Mateo Alemany y a Marcelino con la campaña empezada y, tras pasar por Celades y César, dejar la planificación deportiva de este verano en manos de Anil Murthy es la prueba evidente de que ha pretendido apagar el fuego con gasolina o que le interesa poco o nada el tema. Además, para colmo, tumba cualquier gestión por mala que sea para que lleguen refuerzos. De sentimientos y empatía con la gente que ama este club, ni hablamos.

La pregunta del millón es qué pretende hacer Peter Lim o para qué quiere Peter Lim el Valencia CF. ¿Su política austera es para venderlo, porque se cansó…? El valencianismo merece respuestas.

De economía sé poco, casi menos que de fútbol, pero si lo que Peter Lim quiere es bajar costes y recuperar ingresos no lo va a hacer con una plantilla debilitada cuyos objetivos parecen estar más cerca de mitad de tabla para abajo que de otra cosa. El Valencia CF es histórico y un grande y su afición más y es inteligente. Todos tenemos claro que había que recortar gastos y más en la época del COVID, pero dejar al equipo y al entrenador sin armas para pelear es de una bajeza deportiva que puede tener consecuencias muy graves. Aunque, y especulo porque con Lim es difícil saber qué piensa, su idea fuera vender el Valencia, siempre será mejor colocarlo en el mercado si está deportivamente bien y en Europa que vagando en tierra de nadie, o devaluado, digo yo.

¿Para qué quiere el Valencia CF Peter Lim? (Foto: Valencia CF)

¿Para qué quiere el Valencia CF Peter Lim? (Foto: Valencia CF)

Como los de Meriton cuentan nada o poco de lo que piensan hacer, entramos en el terreno de los vaticinios, pero deportivamente se antoja un año muy complicado a nivel deportivo, económico y social.Todo lo que miras está hecho un desastre en el entorno del Valencia: El estadio sin hacer, la plantilla debilitada y sin fichajes, teniendo que recurrir a pagarés para afrontar las nóminas, la relación con las peñas, con los medios… ¿Es eso lo que quiere Peter Lim para el Valencia? ¿Es este el mensaje que quiere mandar al mundo?  Si es así, sigo sin entenderlo y sin apoyarlo, claro. Pienso en el cierre de mercado y en José Luis Zaragosí asegurando que llegarían refuerzos¿También le han engañado a él que es consejero, uno de los suyos? Y lo peor, no atisbo soluciones. Así que os deseo una feliz semana pero dudo que lo sea.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

 

Las secuelas del verano: Entre factura y fractura

Lee el artículo en su sitio original aquí

Este largo verano que, en materia de no fichajes se ha alargado hasta el otoño dejará secuelas profundas en el Valencia CF y en el valencianismo. Crisis sanitaria al margen, nada volverá a ser igual tras estos meses convulsos. La guerra con las peñas, la limpia del vestuario, la ausencia de fichajes… Eso ha pasado factura y ha provocado una fractura entre Peter Lim, Anil Murthy, Meriton y la afición que sustenta al equipo. La situación es difícilmente reconducible porque no se ve en ellos, en los dirigentes, un amago de cambio. El camino está marcado dede Singapur y casi nada les hace temblar ni cambiar de rumbo. Ni siquiera partidos soporíferos como el del Huesca.

En la semana de las reuniones con las autoridades por el Nuevo Estadio parecía que Meriton entraba algo más en cintura ante la realidad social, deportiva y económica del entorno del club, pero quiero ver qué recorrido tiene el asunto. De momento, la prueba del algodón no engaña y eso son los fichajes y los resultados sobre el césped. Influenciados por las bajas y la falta de refuerzos, el equipo no carbura y hay quien cuenta los puntos como el empate del sábado como uno menos para evitar el descenso, triste panorama para un Valencia CF llamado a cotas más altas…. O eso al menos es lo que prometieron.

El algodón no engaña y la ausencia de fichajes lastra al actual Valencia (Foto: Watford)

El algodón no engaña y la ausencia de fichajes lastra al actual Valencia (Foto: Watford)

La incógnita Joey Lim

A todos nos queda por despejar en el siempre oscuro mundo meritoniano el papel que va a adoptar Joey Lim, el último y único fichaje este verano hasta la fecha. La realidad sólo la sabe Peter Lim, sospecho que ni tan siquiera el interesado. La última vez que llegó un cargo similar, vale que Kim Koh no estaba de salida como ahora, fue para sustituir a medio plazo a Layhoon Chan. Era Murthy, a quien hoy le pueden estar ya preparando el sucesor. Su imagen pública en Valencia está absolutamente desgastada y no tiene más recorrido, pero eso a Lim y el qué dirán parece que nunca le ha importado en exceso. La prueba evidente es que las revueltas sociales se multiplican y nada cambia, pero las secuelas están ahí. Poner a Murthy de director deportivo fue el último capítulo de Lim del libro «casi todo me da igual», fue de una torpeza futbolística total. Claro, a menos de que tu idea fuera siempre la de no fichar… El caso es que el margen de maniobra y la paciencia se acabó. Sólo detenía la marea el equipo y el efecto Javi Gracia, pero con el tiempo, como no podía ser de otra manera, eso se diluye. Feliz semana con dos partidos más. ¡Ay mare!

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

Como broma el tema de los fichajes ya está bien

Lee esta columna en su sitio original aquí.

El Valencia CF da síntomas de agotamiento en la segunda jornada de LaLiga Santander. La derrota en Vigo, es otra prueba inequívoca de que hacen falta fichajes y siempre quedará el consuelo, al técnico y a los que lo pedimos, que lo dijimos cuando el equipo no había empezado a competir o cuando ganó el derbi hace siete días. El «Yo ya lo dije» en esta ocasión no tiene ningún mérito. Todos los vemos. En Balaídos los jóvenes no estuvieron bien, el equipo hizo aguas en defensa, se vio superado en el medio y el arbitraje terminó de apuntillar a un equipo que fue mucho peor que su rival. Dicho esto, no puede ser que un dolor de muelas de Racic trastoque los planes de un partido. Como broma ya está bien. El COVID, el Fair Play y lo que ustedes quieran. Es la hora de fichar y no se puede demorar. Cada semana que pasa sin refuerzos, Europa está más lejos y, por ende, más ingresos, más prestigio y más posibilidades de recuperarse con o sin Peter Lim.

Celta-Valencia (Foto: LaLiga)

Sin fichajes, Gracia y su proyecto están condenados al agotamiento, a la extenuación a ver a Correia jugando, a Sobrino saliendo en todos los partidos y a jugártela en la ‘mejor Liga del mundo’ con chavales que apenas han rebasado la mayoría de edad y eso es una canallada para ellos y para nosotros. Me da pena tratar y criticarlos como hombres cuando son proyectos de futbolistas a los que hay que darles la última cocción en el horno.

Dar por válidos a jugadores que no lo son o que no están hechos es una aberración desde el punto de la planificación deportiva. Llevar un club de fútbol es algo más que proponer listas surrealistas como la que se filtró esta semana. Ya no entro en si todos los nombres son verdad o no, pero es lamentable que alguien ni siquiera se atreva a relacionar algunos de los futbolistas que ahí aparecen con un club que históricamente ha sido uno de los grandes de España. Dignidad por favor.

La afición se merece más fichajes y más explicaciones

De fichajes habló también Zaragosí. Su entrevista en la web oficial fue muy criticada por dos cosas: Porque hablaba en nombre del tío más impopular de Valencia, Peter Lim con permiso de Anil Murthy, y porque venía a culpar de muchos de los males del club a la crisis generada por la COVID-19. Y razón no falta a los que piensan(mos) así. Debería haber sido una entrevista al uso si quiere ser un portavoz real del club y debería haber sido más autocrítico si quiere gozar de más credibilidad. Aún así, yo le doy un voto de confianza al asunto. Al menos empiezo a escuchar alguna explicación. Son insuficientes y no aplacan el mal rollo creado en torno al club, pero ya era hora de que alguien empezar a dar explicaciones de lo que sucede en el Valencia. Insisto: no es suficiente, es sólo un remoto principio. Ojalá vaya a más, aunque mucho me temo que el oscurantismo y el distanciamiento entre la propiedad y la afición seguirá siendo la nota predominante. Sirva como ejemplo lo de la Agrupación de Peñas. A mí me da mucha pena que hay acabado así. Es otro momento duro que deja Meriton, Anil Murthy y Peter Lim grabado en su historia negra con este club. Seguro que habría habido otras formas de solucionarlo. Ahora ya es tarde. Les dejo y les deseo una feliz semana que espero que sea ya la de los primeros fichajes… Aunque como hay tiempo hasta el 5-0…

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

Con Mestalla todo habría sido diferente: Seis meses sin su calor y sin su presión

Se cumplen seis meses sin el calor y sin la presión de Mestalla. Jugando en casa y con su gente, quizá otro gallo habría cantado para los valencianistas y sus dirigentes.

Este sábado, en el que el Valencia CF jugaba contra el Levante UD en el Pinatar Arena su tercer partido de pretemporada, un puñado de aficionados decidieron irse al Kilómetro 0 a protestar contra Lim, Murthy y Meriton y todo lo que les rodea antes de ver a su equipo. Muy sintomático. Era la fecha en la que se cumplÍan seis meses desde que el conjunto valencianista y su afición no celebraban y sufrían juntos en Mestalla. La última vez fue un 29 de febrero, un Valencia-Betis que acabó con una victoria pírrica de los de Mestalla, pero en el que, a pesar de que las cosas no iban bien, tampoco se vislumbra la terrible crisis social, deportiva, económica y sanitaria que se iba a desatar poco después.

Concentración contra Lim en el KM 0

Concentración contra Lim en el KM 0

Vuelvo la vista atrás. Cierto es que aquel 29 de febrero el coronavirus ya había llegado, por desgracia, a nuestras vidas. De hecho, diez días antes, se había disputado el Atalanta-Valencia, calificado después como una bomba biológica, pero pocos vislumbraban que iba a ser decretado el estado de alarma, fallecerían más de 29.000 personas según datos del Gobierno, muchos más si se atienden a otras fuentes

Aunque el proyecto a nivel deportivo estaba muy tocado desde el principio de temporada, a esas alturas de temporada, el Valencia CF aún tenía intactas sus opciones de clasificarse para Champions mediante LaLiga Santander. Pero llegó la pandemia, el confinamiento, los partidos a puerta cerrada y se aceleró la degeneración de los acontecimientos.

Sin el calor, y el empuje del estadio, el equipo hizo un horroroso final de campaña. Celades no dio la talla, los jugadores tampoco y Peter Lim y Anil Murthy se sintieron libres para hacer y deshacer a su antojo sin ningún contrapeso social que les afeara cada decisión. Comunicaron la lista de bajas con la temporada aún por jugarse -gravísimo- y desmantelaron el equipo durante estas semanas pensando única y exclusivamente en el apartado económico y señalando a los futbolistas. En otros tiempos, cada decisión de ese estilo se habría sancionado con una pitada en el estadio y, quizá, con una manfiestación fuera del estadio.

Aficionados en Mestalla protestan contra Lim.
Aficionados en Mestalla protestan contra Lim.

De aquellos barros estos lodos, la sociedad se mueve

Y lo cierto el coronavirus puede impedir reunirnos en Mestalla pero no puede apagar el sentir de la afición que está hasta las narices de ver cómo están gestionando su club. Por eso han llegado manifestaciones sociales de todo índole, plataformas de protesta como «Espíritu del 86«, «Salvem Nostre VCF» o «Libertad VCF« como reacción y protesta o el contundente comunicado de las peñas que resume buena parte del sentir de la afición: No les gusta lo que está haciendo Peter Lim; no les gusta cómo está ejecutando Anil Murthy las decisiones y quieren que se acabe el estadio. Vamos, lo normal, lo que dicta el sentido común. Que 231 peñas (no una ni dos) se posicionen en contra de la gestión de Peter Lim y exijan la dimisión del presidente, traducido al lenguaje de Mestalla, sería pitada, cánticos de fuera, fuera y abucheos. Es para hacérselo mirar, para reflexionar, para hacer autocrítica… Vamos, lo que más le cuesta hacer a Meriton.

¿Qué hacer?

Es cierto que la crisis económica ha afectado a todos, pero hay obligaciones –estar al día de los pagos, empatizar y respetar a la afición y al club y sus profesionales (no valen cartasacabar el nuevo campo y apuntalar el equipo– que en una empresa futbolística como esta son innegociables. Y como eso vemos que no está sucediendo, protestamos y cada vez son más los que creemos que el tiempo de Meriton en Valencia tal y como hoy lo conocemos se acerca a su fin. El nivel de tensión social es insostenible. El problema, pensamos muchos, es ¿cómo operar un cambio? Evidentemente hay dos vías: comprar las acciones de Lim con dinero por delante o forzarle a que cambie vía judicial o con apoyo institucional. Respecto a las medidas sugeridas, aglutinar un porcentaje de acciones para hacerse oír en la Junta General de final de año es, sin duda, un buen primer paso ante las tres líneas rojas que Peter Lim ha cruzado esta campaña.

Hasta que eso llegue o pueda realizarse, la presión social y la crítica son el mejor camino para que sepan nuestra disconformidad. Cierto es que, con Mestalla como foro para dictar sentencias todo sería más fácil, pero hasta el día en que podamos volvernos a reunir en el templo. Paciencia, mascarilla y distancia de seguridad.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rodrigo Moreno (@rodrigom_91) el

Rodrigo Moreno, un señor

No me resigno a acabar sin quitarme el sombrero ante Rodrigo Moreno. Impecablemente asesorado, su vídeo de despedida define lo que es: un señor, un gran tipo y un gran valencianista. Quédate tranquilo, yo te recordaré como gran jugador y mejor persona. A ver si aprenden otros. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque en Valencia

Las tres líneas rojas cruzadas por Peter Lim y las palabras de Miguel Durán

Lee este texto en ElDesmarque Valencia

Cuando la gente de forma masiva protesta, cuando los medios criticamos, cuando la desafección y la tristeza reina en el valencianismo no es por gusto, ni por manía, ni por racismo, como algunos podrían pensar. Es porque lo que vemos no nos gusta, nos cabrea, nos profunde tristeza y, sobre todo, porque nos preocupa el futuro del Valencia CF como entidad. Estos meses Peter Lim ha traspasado tres líneas rojas: la inquina con la que se ha terminado de desmantelar el proyecto ganador, la demostración pública de falta de pulmón económico para pagar los sueldos de los jugadores y un nuevo retraso en la construcción del nuevo estadio.

Peter Lim tenía tres salvavidas y los ha pinchado todos en los últimos tiempos. El primero, ante la afición, que el equipo deportivamente fuera bien y estuviera bien gestionado, cosa que empezó a torcerse el verano pasado y ha acabado con destrozarse con la limpia del vestuario.

El segundo era que para los acreedores (jugadores, rivales y bancos) siguiera cumpliendo con sus obligaciones. Los pagarés aún en vías de resolución hacen temer una situación económica peor de la explicada.

El tercer salvavidas o aval ante las instituciones el compromiso para finalizar el nuevo estadio que se resquebraja con el paso de los meses y la finalización de la ATE. Un nuevo retraso ha provocado que el club tenga que pedir una prórroga, pero mucho me temo que ya no hay más tiempo ahí. Tocan hechos y no palabras, decía Ribó hoy. Ayuntamiento y Generalitat esperan gestos, acciones, avances aunque sea en la peor situación económica que se recuerda.

Las protestas contra Peter Lim se suceden.
Las protestas contra Peter Lim se suceden.

La querella contra Peter Lim

No sé el recorrido que tendrá la querella que Antonio Sesé ha presentado contra Peter Lim y si será admitida o no a trámite, pero les reconozco que la dureza con la que se expresó Miguel Durán, expresidente de la ONCE y abogado del exconsejero, impresiona. Para los legos en la materia como es mi caso escuchar «blanqueo de capitales, corrupción o administración desleal» no suena a broma ni mucho menos. Habrá que demostrarlo, está claro, pero sólo el hecho de que alguien se plantee jurídicamente la intención de ir hasta el final con ello es para tenerlo en cuenta.

De momento es un nuevo frente abierto para Lim. Sorprende, o quizá no tanto, que el origen de esta nueva batalla proceda de un empresario de los que inicialmente, como otros muchos, aplaudió su llegada. El fin último de la querella estoy convencido es tratar de desalojar al singapurés del club por otra vía diferente a la que procedería en una sociedad mercantil que es comprando las acciones. Pero claro, para ello, hay que tener ganas y dinero para poder adquirirlas y el vendedor voluntad de traspasarlas. Y eso, de momento no se atisba en el horizonte.

Lim no quiere vender y si no está dispuesto a irse debería cambiar el rumbo de su gestión: fichajes en todos los ámbitos, mucha empatía con la afición, con el sentimiento valencianista y solución para el nuevo estadio Entretanto, movimientos sociales, jurídicos y populares son bienvenidos porque, aunque su eficacia en algunos casos está por demostrarse, al menos sirven para constatar que la sociedad valencianista está harta y que pide a gritos un cambio en su Valencia CF, bien con Lim, o bien sin él. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com