• +34 619020531
  • escribeme@davidtorrespalencia.es

Archivo de autores

Una profunda decepción con Wass

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN ELDESMARQUE

En el día que el Valencia ha encarrilado el fichaje de Eray Cömert y busca un mediocentro desesperadamente, quiero centrarme en Wass.

Vaya por delante que no sé qué le dijo Daniel Wass a Bordalás para que lo dejara fuera de la convocatoria el sábado ante el Atlético de Madrid en LaLiga Santander. Vaya por delante también que entiendo que Wass quiera irse al conjunto rojiblanco que le pagan una pasta gansa y que es una oportunidad de oro para su carrera, pero en la vida hay que vestirse por los pies y si le quedaba un mínimo aliento para jugar, Daniel Wass habría tenido que subirse al avión para Madrid y haber estado con sus compañeros en el Wanda; aunque luego vaya a las oficinas, repita que se quiere ir y pida que lo dejen salir en este mercado de invierno.

A falta de más explicación, me quedo con las palabras de Arias. «Era de preveer que Wass se quedara fuera. Acaba de pasar el COVID y sólo lleva dos entrenamientos con el equipo. Y ya sabemos que con Bordalás el que no está al cien por cien no juega. Es por una situación de salud», explicó Arias. «No se le ha dejado por ningún castigo personal. No creo que tenga nada que ver con el interés del Atlético», dijo pero estaba en su papel de portavoz. Yo, sinceramente, tengo muchas dudas.

El danés hasta la fecha ha demostrado ser un profesional intachable, de ahí que su reacción en este caso me haya sorprendido y dolido tanto. Es un tema de decepción profunda, de incomprensión. Yo, desde luego, no haría las cosas así. Para mí, ha perdido mucho aún entendiendo que se quiera ir porque es humano y lícito.

Wass, entrenamiento del Valencia CF (Foto: Valencia CF)

Wass, entrenamiento del Valencia CF (Foto: Valencia CF)

El caso Wass no puede repetirse

Pero no sólo actuó mal Wass. El danés, el peor de todos, tampoco el club creo que ha estado a la altura, ni el entrenador. Si Wass estaba físicamente bien -hoy se entrenó- tendría que haber entrado en la lista. Y si no quiso ir, el club debería haberle sancionado de forma interna. Wass en el Wanda era necesario y no estuvo. Con él, quizá Carlos Soler podría haber tenido descanso, Koba no habría tenido que comerse el marrón de jugar al final ante una jauría o Guillamón habría estado más arropado. Es tarde para saberlo.

Wass en el Wanda era necesario y no estuvo. Con él, quizá Carlos Soler podría haber tenido descanso, Koba no habría tenido que comerse el marrón de jugar al final ante una jauría o Guillamón habría estado más arropado. Es tarde para saberlo.

Está claro que ya no habrá otra ocasión para Wass y para el club para estar a la altura porque el próximo partido, que será de Copa del Rey, será ya fuera del mercado de fichajes y ya se habrá resuelto todo en un sentido u en otro. O se habrá ido traspasado, o será jugador del Valencia CF hasta junio. Sin embargo, y aunque lo que ha sucedido me parece vergonzoso, el de Wass no es un caso aislado y podremos perdornarle. Como bien me recordaban en El Roglet de la SER el otro día, otros grandes del Valencia tuvieron desaires similares (Ayala por ejemplo) y luego acabaron siendo grandes en la historia del club. Wass tendrá nuestro perdón o nuestra comprensión, pero al menos para un servidor ya nunca será lo mismo. Feliz semana.

David Torres 

Delegado de ElDesmarque Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

El 11-D contra Peter Lim y el Nuevo Estadio: la historia nos observa

Lee el artículo en ElDesmarque

El 11-D contra Peter Lim y el Nuevo Estadio: la historia observa al Valencia CF y a su afición. Lo que ahora hagamos tendrá su eco en la eternidad.

Dice la RAE que dignidad, el lema de la manifestación contra Peter Lim es la «cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden». Y, en efecto, nada ni nadie tiene el derecho del mundo en faltarle el respeto al Valencia CF y a sus aficionados que estallaron de hartazgo este sábado dando además de una lección de dignidad, una de civismo. 15.000 personas (según la policía) cambiaron la comodidad de lo cotidiano por salir a la calle a protestar y eso, a los que somos poco dado a movernos si no nos persiguen, es digno de admirar. En el fondo da igual que sean mi que cien mil.

La marcha dejó imágenes y vídeos para el recuerdo. Seguro que el 11-D queda marcado en la retina colectiva, especialmente en la de los más jóvenes, sobre todo porque los que tenemos el culo pelao hemos, por suerte, acumulado en nuestro cerebro otros miles de momentos maravillosos con este Valencia.

Que la situación actual precisa un cambio es evidente y que quedándose en casa eso no va a suceder, también. El día, dicho está, queda guardado para la historia. Es el primer paso. Ansío ver cuál es el segundo en otros ámbitos incluso (juzgados, accionarialmente,  etc…). Ansío que tras la protesta lleguen soluciones. La calle y la grada son un clamor de sentimiento y desafección, es evidente y más ahora tras dos años trágicos del Valencia CF en lo deportivo y gestos que sonrojan al más pintado. Pero, como decía mi abuela, de aquellos barros estos lodos.

Que la situación actual precisa un cambio es evidente y que quedándose en casa eso no va a suceder, también. La calle ha hablado: Peter Lim o se va, o cambia o hace algo pero así no se puede seguir

Y es que, cuando vivo cosas como las de este sábado, no puedo evitar repasar mentalmente los momentos, las decisiones y las personas que han llevado al Valencia CF hasta aquí. Como todo está todo tan polarizado, si te paras en uno parece que quieras defender al que le siguió y al revés.

El valencianismo ha estado desde siempre lleno de frentes, de ahí que la unión vivida el sábado sea, desde mi punto de vista, lo más loable. Dicho esto, desde que tengo uso de razón este club es un desastre económico, con serios problemas de desafección social contra presidentes varios y al que muchos han llegado para servirse, para utilizarlo como trampolín, no para servirlo. Muchos de los que ahora han salido a la palestra tienen y tenemos pasado (y derecho a rectificar por supuesto) pero también están y estamos obligados primero a hacérnoslo mirar, a empezar por la autocrítica.

Creo que es la obligación de los que somos más mayores, aportar nuestra sapiencia para que los más jóvenes no repitan los errores del pasado. Me pongo el primero de la fila, pero no me refiero solo a los que echaron a Tuzón, elevaron a Roig, no dejaron hablar a Ortí tras ganar LaLiga, a los que no arrimaron el hombro cuando las ampliaciones de capital; y luego vendieron a precio de oro sus acciones; a aquellos que lo tenían «tot embastat«; a los que pensaban más en el banco que en el césped o a los que encantaron a la afición y facilitaron la llegada de Peter Lim y Meriton porque el club ya estaba en causa de disolución. Todo esto escrito, por supuesto, sin dudar que la época de Peter Lim al frente del Valencia CF es la peor que un servidor ha conocido como aficionado o periodista. Sobre todo, porque, y aquí entra en juego la psicología, esperábamos tanto y ha llegado tan poco que la frustración, la rabia y la decepción duelen más que el golpe.

Pepe Serrate, en la manifestación contra Peter Lim

Pepe Serrate, en la manifestación contra Peter Lim

Por eso la manifestación del 11-D contra Peter Lim es un día para la historia y lo será aún más si sirve para que el valencianismo, unido como ha demostrado, reflexiona de lo que le ha llevado hasta aquí y sobre cuál debe ser el siguiente paso si quiere recuperar el club sin forofismos o romanticismos. Sería, además, la releche, si el grito social sirviera también para que el propio Peter Lim y sus representantes hicieran un acto de contrición, reflexionaran, pidieran perdón y se mostraran dispuestos al cambio. Pero, por desgracia, no les veo en ese camino y al máximo accionista tampoco con la idea de vender e irse. El primer paso está dado, ¿cuál es el siguiente? Esa es la duda que me atosiga.

Nuevo Estadio

Nuevo Estadio

La manifestación ha ocultado la firma del fondo CVC y la petición a Ximo Puig para reunirse (puede que sea ya esta misma semana) para reactivar el Nuevo Estadio. Para mí lo que sucedió el viernes también es histórico. Desde luego depender del dinero de LaLiga no es el broche que uno hubiera deseado pero, tras 12 años de ignominia y 6 presidentes, ya va siendo hora de que alguien lo acabe. Si es Lim con el dinero del fondo CVC, pues bienvenido. Mejor eso que nada ¿no? Es como lo de salir a la calle. Mejor eso que nada.

Desde esta tribuna, como siempre hice en las últimas dos décadas, observaré vigilante hacia dónde va el Valencia CF, que este sábado me reafirmó que nunca va a desaparecer porque su corazón, su afición sigue latiendo con la misma fuerza que hace 102 años y que, desde este viernes, tengo claro que terminará estrenando un estadio nuevo cuando sinceramente llegué a dudarlo. Eso sí, el romanticismo no puede cegarnos tampoco, como decía mi querido Juan Martín Queralt estos días. Tras la fiesta de la democracia y las buenas intenciones con el campo, ahora quiero soluciones y datos concretos. Feliz semana.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

Ni blanco, ni negro, siempre blanquinegro y Teo hablando valenciano

Léelo en ElDesmarque

La desafección social en el Valencia CF es patente; la polémica contra Peter Lim y su gestión a raíz de Teo Swee Wei es el último ejemplo. El otro día se me ocurrió publicar el tema «El día que Teo Swee Wei se arrancó con el valenciano: «poquet a poquet». Era, a modo de curiosidad, anécdota o detalle, llámenlo como quieran, sobre el hecho de que un tipo de Singapur, en poco tiempo hable en nuestra lengua y con tanta soltura que se atreva a dar un discurso delante del diputado de turno. Es, nada más eso, un detalle, una anécdota sin mayor trascendencia y que no modifica mi opinión sobre las cosas buenas, malas y peores que Peter Lim ha hecho y está haciendo en el club desde que compró la mayoría accionarial.

La publicación de ElDesmarque, dos días después de que se produjera la cita, no pasó inadvertida y ha generado infinidad de ecos en las redes sociales que son un reflejo de parte de la afición del Valencia. En seguida unos acusaron de «blanqueadores», (término que se utiliza para aquellos que defienden en parte la opinión contraria a la del que lo formula), a los que pusieron en valor al director general de la Fundación; y otros acusaron de «todomalistas» (término que se utiliza para aquellos que defienden en parte la opinión contraria a la del que lo formula) a los que lo habían criticado. Un maremágnun de idas y venidas que desvirtúan el hecho y no hacen más que confirmar lo evidente: Peter Lim lo ha hecho tan mal que la desafección es tal que, hasta la anécdota se convierte en chispa que inicia un incendio.

Llegados a este punto uno se plantea si es sano llevarlo todo al terreno del conflicto, a las trincheras del blanco o negro. ¿Se puede comentar la anécdota y poner en valor el esfuerzo personal y seguir siendo el más crítico con la gestión de Peter Lim en el Valencia CF?

La Diputación financiará a la Fundación del Valencia CF con 80.000 euros

La Diputación financiará a la Fundación del Valencia CF con 80.000 euros

¿Se puede comentar la anécdota y poner en valor el esfuerzo personal y seguir siendo el más crítico con la gestión de Lim en el Valencia CF?

Para mí, esto no es una guerra. Me encantó aquel lema que sacó el club en junio de 2012 para la campaña de abonos: «A veces blanco, a veces negro, pero siempre blanquinegro». Yo le añadiría para los conflictos, entre el blanco y el negro siempre hay una escala de grises que representan mucho mejor que los extremos lo que pasa en la realidad.

Manifestación en camino

¿Que hay cosas intolerables, faltas de respeto y que la afición está en todo su derecho en manifestarse el 11 de diciembre para que Lim se vaya fuera? Es incuestionable, pero de ahí a anteponer el interés de las renovaciones de Soler y Gayà como he leído por encima de otras situaciones, para mí es olvidarse del predicado del lema «siempre blanquinegro». Es como celebrar la posibilidad de que tumben la ATE y no se acabe el estadio. Lo que hay que hacer es azuzarles y exigirles que lo hagan, mejor hoy que mañana. Entiendo el dolor, la frustración y la rabia generada por Lim con Lay Hoon, con Anil Murthy y, si me apuran con Teo Swee Wei, y es lícito contarlo, denunciarlo y luchar porque eso se acabe de raíz. A todos nos afecta la censura en redes sociales o que se hayan cargado empleados -muchos de ellos amigos míos- y que tengan el club en una zona de mediocridad alejada de la élite. Peleemos para que cambien o que vendan. Estoy de acuerdo, pero no confundamos la velocidad con el tocino como diría mi madre. Se os quiere. Feliz semana.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

Peter Lim se quitó la careta, ya no hay vuelta atrás: las dos vías para que se vaya

Puedes leerla en ElDesmarque aquí

El pueblo ha hablado. 5000 ó 6000 valencianistas han gritado. Eran miles, pero representaban a millones. No se me ocurren nada que pueda hacer o decir ya ,Peter Lim para ganarse lo que jamás tendrá: el amor del corazón de la afición del Valencia CF Podrá ser el máximo accionista, llevar el club a la ruina, a la desaparición o a la final de la UEFA Champions League, pero ya nada volverá a ser como antes de sus palabras y de la manifestación del 8 de mayo. El máximo accionista se quitó la careta, cosa que es de agradecer para saber a qué estamos jugando. El escenario, en el fondo, cambiará poco, pero ya no habrá paz para los que ningunearon el sentimiento valencianista.

Sus palabras destilan soberbia y por tanto no espero disculpas (uno que piensa así no pide perdón). Sus comentarios considerando «pequeños» a los aficionados que lo idolatraron y su instrumentalización del sentimiento para convertirlo en un juguete con el que disfrutar en sus reuniones esnobistas ha terminado por ponerle fecha de caducidad a sus intereses en València. Si alguien algún día me lo advirtió, gracias y lo siento. Nunca pensé que se pudiera valorar tan poco el amor que le entregaron. Una cosa es el parné, otra cosa es la falta absoluta de empatía que ha demostrado con el club, la afición y la hinchada que lo recibió con los brazos abiertos.

Las palabras de Lim y la manifestación han generado un punto de no retorno en la historia del Valencia CF

Creo que sus palabras sirvieron para encender más los ánimos de una afición que dio una lección de civismo este sábado y demostró que no lo quiere y que el club está por encima de todos y de todo.

Manifestación de Protesta contra Peter Lim

El futuro de Peter Lim ¿Y ahora qué?

Pues ahora, la idea no es mía, todos los que están en contra del máximo accionista tienen bríos y energías renovadas y se abren, al menos, nuevas esperanzas de que se pueda ir. El statu quo, en el fondo, cambia poco. O vende, o cede la gestión o le desalojan jurídicamente.

La última vía la veo complicada y dependerá de los tribunales y las demandas abiertas. Ojo con la apuesta de De Torino a Mestalla que, cuando tengan en su poder el documento de venta, van a tirar del hilo.

Las otras las veo más factibles. La manifestación provocó en apenas 24 horas que Lim rompiera su silencio tras un lustro; que Amadeo Salvo saliera a hacer un comunicado diciendo que fue el primero de los engañados y un tuit del club pidiendo perdón (aunque siga con sus redes sociales capadas). El movimiento ha hecho mella, ha dolido, es evidente y es el camino para que Lim sepa lo que nos contó Juan Martín Queralt en su entrevista hace unos días: Que aquí no es querido y que, aprovechando la recuperación de las bolsas, es el momento de vender e invertir en otra cosa y marcharse. Ojalá sea así. Feliz semana.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

Gracia, la sonrisa contra la desconfianza por los fichajes

Lee el artículo original aquí.

Javi Gracia siempre en mi equipo. Ante el Barça dio una lección táctica y tuvo al equipo de Koeman contra las cuerdas. El navarro es de lo poco futbolístico que queda en la cúpula del Valencia CF así que, mientras un terremoto no lo impida, debe seguir en el club. Gracia tiene lo más importante a favor para triunfar: sus jugadores le han dado un voto de confianza y responden. El equipo está para competir por algo más que evitar el descenso (como ya dijo Fernando Gómez) pero todo el mundo somos conscientes de que la plantilla es corta y debilitada, en especial tras el adiós de Kondogbia. A pesar de la mejoría del equipo, sin embargo, noto que Javi Gracia sigue enrocado, dolido por el verano sin fichajes, por su amago de dimitir y desconfiando del entorno. El técnico navarro debe ser el líder de ese vestuario porque para eso llegó. Su papel público y privado es trascendental. A poco que sonría la afición le devolverá con cariño y apoyo todo lo que haga por su club.

La plantilla le ha dado un voto de confianza a Gracia y responde aunque hagan falta fichajes (Foto: Valencia CF)
La plantilla le ha dado un voto de confianza a Gracia y responde aunque hagan falta fichajes (Foto: Valencia CF)

Dicho esto, no me convence el perfil que adopta en sala de prensa aunque lo entiendo. Me consta que el técnico, diga lo que diga en público (“No he tenido ninguna reunión sobre el mercado y sinceramente no creo que la vaya a tener”), sabe de primera mano que el club está buscando refuerzos para este mercado de invierno, fichajes, aunque sea cedidos para que apuntalar algunas de las posiciones (central, mediocentro, e incluso portero) que el equipo necesita para subsistir. Ferro, Leite, Rugani, Edson Álvarez… hay contactos. Lo sabe, pero juega a despejar balones en sala de prensa porque no se fía. Le entiendo, sospecha de que le vayan a hacer a de nuevo la ‘trece-catorce’ Anil Murthy y Peter Lim. En verano también se lo prometieron y le mintieron. Quizá en su caso también me pasaría a mí después del mercado más frustrante que se recuerda. Dicho esto, el milagro de Terrassa en Copa y el empate contra el Barcelona en LaLiga Santander debe servir para devolverle la sonrisa a Gracia y la confianza en sus posibilidades (no en lo que puedan hacer Lim y Murthy). Para él es sencillo: si en invierno no llegan fichajes podrá seguir con su discurso. Mientras tanto, esta nave, escasa de efectivos y de veteranía necesita la mejor versión de su entrenador, de su capitán. Por la afición, por el equipo y por el propio Gracia. Si él sonríe será buena señal. Feliz semana y feliz Navidad por adelantado.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

Teledesafección, absolutismo y las dos caras de una misma y triste realidad

Lee el artículo original aquí.

La Junta General de Accionistas del Valencia CF fue telemática y, por mucho que Murthy diga que hubo más participación que en ninguna otra, a mí me da la sensación que sirvió para alejar aún más al propio Anil, a Peter Lim y a Meriton de la afición de su Valencia CF, de los pequeños propietarios. Una vez más veo que de la misma realidad, ellos, Meriton piensan una cosa, y los demás mortales vemos otra. Cuando ellos ven participación y seguridad, yo (me pongo en primera persona pero creo que somos miles) veo desafección y distancia. Cuando ellos hablan de ventas para sanear la economía y dar cabida a los jóvenes, yo veo debilitamiento de la plantilla, cuentas pendientes con algunos jugadores y soluciones de urgencia e improvisadas en muchos casos. Dónde Anil Murthy ve apuesta deportiva por la cantera yo veo un equipo desquiciado, recortado, cojo en muchas posiciones, en definitiva una dura realidad plasmada en otro resultado insuficiente como el empate ante el Athletic.

Cuando el presidente o Meriton hablan de mayoría silenciosa que no critica, yo detecto mayoría de gente que cada vez se siente más lejos del club, más desafecta, más distante al ver en lo que han convertido el Valencia. Es más, sinceramente creo que si hubo infinidad de preguntas -una hora y media tardaron en leerlas- es porque la gente está harta, quiere hacerse oír y, a falta de gritos y abucheos en Mestalla, se desahoga escribiendo lo que piensa. No falló nadie a la cita para echar en cara a Lim y Murthy la infinidad de cosas que hacen mal y no nos gustan. El mensaje de las peñas, una andanada en toda regla. Es la reencarnación del absolutismo: dicen que todo es para el pueblo pero no cuentan con él, con su opinión, con lo que siente.

Junta General Accionistas Valencia CF
Junta General Accionistas Valencia CF

El Valencia CF de Lim contra la pelota y el ladrillo

Al final la telemática no puede tapar la sensación de hartazgo y de desafección que existe en el Valencia CF. Creo que ni una racha de buenos resultados acallaría ya este clamor. Con los mimbres que han dejado y tras un verano desastroso a la hora de confeccionar la plantilla, bastante hace el bloque por no desmoronarse; aunque nivel tenga para ir más desahogado. Por cierto, un paréntesis, al hilo de las aspiraciones deportivas estoy a muerte con Fernando Gómez cuando dice que a esta plantilla y a su entrenador (como a todas) hay que exigirles lo máximo («del puesto 7 al 10») aseguró él. Lo dijo en ElDesmarque, luego lo mantuvo en Àpunt y le cayeron palos que no comparto aunque entiendo y más después de otra segunda parte horrorosa y un empate de milagro contra el Athletic. Cierto es que, con un par de refuerzos, todos respiraríamos más tranquilos.

El caso es que, Lim y su gente, por mucho que quieran inventar el fútbol y venderlo a través de Batzines y entrevistas internacionales con preguntas intrascendentes, no pueden cambiar la realidad de este deporte que es la que marca la tabla de clasificación (se puede consultar aquí) ni el horizonte de un club que sigue incumpliendo compromisos. El más sonrojante, el que más ahoga a todos, el Nuevo Estadio. Pelota y ladrillo contra inventos singapureses.

Feliz semana, de Copa del Rey…. Qué lejanos parecen aquellos tiempos gloriosos del Villamarín y Sevilla cuando soñábamos que no teníamos techo y apenas ha pasado un año. Qué triste Peter.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

Se imaginan que Juan Roig fuera…

Lee el artículo en su sitio original aquí.

No piensen que esto es una hagiografía de Juan Roig, o sí. Está escrito con conocimiento de causa y sin excederme un pelo, simplemente glosando lo que el empresario hace a diario por la sociedad que me rodea. Este domingo 6 de diciembre algunos currábamos, con mucho gusto en mi caso porque se celebraba una edición especial del Maratón y el Medio Maratón Valencia que, a pesar de las dificultades y la pandemia de coronavirus, fue un auténtico éxito y llegó con una lluvia de récords. La organización, impecable; el trato excelso; el trabajo incansable y, lógicamente, los resultados han llegado, ahí están y han vuelto a colocar a Valencia en el epicentro del planeta deportivo mundial. Gracias por eso, pero gracias también por la Fundación Trinidad Alfonso que lleva desde 2012 encabezando proyectos como el FER (Fomento de deportistas con retos en sus siglas en valenciano) que hacen que el deporte valenciano sea sostenible. Por no contar su apuesta con el Valencia Basket o el regalo del Casal España Arena Y para redondear el día, anunció el propio Roig que firmaba cuatro años más porque quiere el récord del mundo.

Juan Roig y Paco Borao con los mejores españoles del Medio Maratón Carlos Mayo y Mª José Pérez
Juan Roig y Paco Borao con los mejores españoles del Medio Maratón Carlos Mayo y Mª José Pérez

Como periodista deportivo, deportista aficionado y ciudadano de esta comunidad me quito el sombrero. Cuando lo fácil sería mantenerse al margen, o dejarse llevar por las circunstancias como esta pandemia, Juan Roig ha vuelto a predicar con el ejemplo. Su mensaje cala, su cultura del esfuerzo llega porque es el primero que se pone en la fila. No hay mejor lección que la que uno demuestra con hechos.

Juan Roig, a la derecha, a la llegada del Medio Maratón con Kandie (Foto: EFE)
Juan Roig, a la derecha, a la llegada del Medio Maratón con Kandie (Foto: EFE)

Abandonada la burbuja mediática, de éxito y de felicidad que me produjo el Maratón y el Medio Maratón Valencia y su lluvia de récords, me centré de nuevo en mi día a día como periodista deportivo que pasa, casi exclusivamente, por la triste y a veces tóxica realidad del Valencia CF. De camino a casa pensé en qué había hecho mal el club para no haber seducido a un hombre como Juan Roig para que algún día se hubiera decidido a acceder a la presidencia de la entidad y sí a otros que han sido y son nocivos . ¡Qué buen presidente habría sido! De ahí pensé en qué buen presidente sería de lo que se propusiera: de la Comunidad, de España, de lo que quiera… Gente como él hacen la vida de personas como yo, y probablemente como la suya querido lector, sean un poco mejores y eso siempre es de agradecer. Enhorabuena por el trabajo, por el resultado y, de nuevo, gracias. Feliz semana.

David Torres

Delegado ElDesmarque Valencia

datorres

Hasta siempre José Julián, el running popular valenciano está de luto

Lee el artículo original en ElDesmarque Valencia

El running popular valenciano está hoy de luto tras el fallecimiento de José Julián Ponce García, el joven presidente del Club Atletismo Poblats Marítims tras una larga enfermedad. La entidad con sede en la ciudad de València se ha encargado de comunicar la tristísima noticia a través de sus redes sociales con el siguiente emotivo comunicado: «Lamentamos profundamente comunicaros que esta mañana se ha producido la triste noticia del fallecimiento de nuestro amigo, compañero y presidente. Descansa en paz José Julián», aseguraban mientras que, en otra comunicación posterior remarcaban sus tres valores como «amigo, compañero y presidente». Su marcha deja devastados a los miembros del club, a su familia y amigos y conocidos del mundo del deporte que le recuerdan siempre por su pasión por el running y la escalada.

Y es que, quienes conocían a José Julián, que falleció en nuestra ciudad este domingo a la edad de 47 años y que deja mujer e hija, sólo pueden recordar de él su voluntad de servicio, la predisposición constante para ayudar a los demás y su eterna sonrisa. El joven deportista popular, que precisamente accedió a la presidencia del club por su ánimo sempiterno de darse a la comunidad deja un vacío enorme tras meses de lucha que llevó con la entereza que siempre le caracterizó.

En señal de duelo, el club, organizador entre otros de la tradicional carrera Pas Ras al Port de València, suspendida este año por culpa del coronavirus, ha cambiado el logo de la institución.

José Julián será incinerado en la más estricta intimidad por expreso deseo de la familia y por culpa de la situación actual sanitaria generada por el coronavirus. Desde ElDesmarque Valencia nos sumamos al dolor por la pérdida y mandamos un sentido abrazo a la familia y amigos que hoy se despiden de un gran deportista y una persona excepcional. Descansa en Paz José Julián, siempre serás recordado.

datorres

El paso en falso de Peter Lim

Léelo en ElDesmarque Valencia aquí

Escuchar a Juan Martín Queralt el otro día en la SER tranquiliza. Al menos abre un hilo de esperanza respecto a que puede haber un Valencia CF diferente al actual, sin Peter Lim, que vuelva a ser lo que conocimos. Dicho esto, he de confesar que, por definición, ahora mismo soy escéptico respecto a qué posibilidad real existe de encontrar la forma de comprarle las acciones al singapurés y «democratizar» la entidad. Encontrar un comprador es hasta asequible si me permiten la licencia. seguro que hay varios dispuestos a invertir en un club con más de cien años de historia como es el Valencia CF. Lo que realmente me preocupa, como ya he escrito en una ocasión, en lo que pasará el día después de una teórica venta de Lim: ¿Cómo se democratiza? ¿Cómo haces que el club deje de pertenecer a un señor de lejos para que vuelva a ser de los valencianos? ¿El, o los que entren tras Peter Lim tendrían capacidad para solventar la inmensa deuda que ahoga la entidad

Son, en todo caso, preguntas que el tiempo irá resolviendo a largo plazo. A corto tengo claro que Peter Lim ha terminado por cavar su tumba social en Valencia con la última decisión de limitar el acceso a los pequeños accionistas a las Juntas Generales. Privar al valencianista de a pie la única forma que tenía de quejarse y protestar es una canallada más; una prueba más de la distancia entre ellos, Meriton, y nosotros.

Es más, creo que es el pistoletazo final que puede conseguir lo nunca antes visto: la unión real del valencianismo de base y militante contra él. La cosa, encabezada por la plataforma De Torino a Mestalla tiene buena pinta al menos en teoría. Veremos después en la práctica, pero, a priori me gusta. Lo primero, por los que la integran, gente respetable y sobradamente conocida en el mundo valencianista cuyas trayectorias pasadas les avalan. Lo segundo, porque han conseguido aglutinar a las bases, representadas por la Agrupación de Peñas y los colectivos de nuevo cuño como Libertad VCF cuyo objetivo es el mismo: Hacer que Peter Lim se vaya, que esto cambie.

Las últimas medidas de Peter Lim cavan su tumba social en el valencianismo. La última, limitar el acceso de los pequeños accionistas a las Juntas.

Es cuestión de tiempo y formas para sacar a Peter Lim del club, viene a decir Martín Queralt cada vez que habla y que tiene previsto presentar su plataforma públicamente en breve. Yo a él le creo, le conozco muchos años y goza de todo mi respeto. Cuando el catedrático habla, lo mejor que uno puede hacer es tomar nota y aprender, escuchar. Ojalá esta vez su hoja de ruta tenga un final feliz y lo que yo ahora no atisbo se pueda hacer realidad. Estaremos atentos y lo vigilaremos. Algunos desde los medios y otros desde el cielo, donde José Julián seguirá animando a su Valencia CF. Descansa en paz amigo, nosotros protegeremos tu club.  .

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres

Retratados y damnificados por la venta de Kondogbia

Puedes leer el contenido en su sitio original en ElDesmarque aquí.

La venta de Kondogbia es un mazazo más a la temporada. Es el resumen de una planificación que nada tiene de deportiva, que levanta infinidad de sospechas sobre lo que quiere hacer Peter Lim con el Valencia CF y una andanada más a la ilusión del valencianismo. En este caso todos han actuado mal, algunos han quedado retratados, otros en evidencia, miles damnificados y el nombre del Valencia CF de nuevo vilipendiado. La deriva del club es tal que hasta el servidor más grande de Internet se queda corta para repasar las tropelías que se cometen al escudo cada semana. Me gustaría creer que todo obedece a un plan, al que sea, aunque implique una venta, pero sinceramente no lo veo por ningún lado. Ojalá me equivoque. El hecho es que la venta de Kondogbia, la (novena salida en este mercado por ninguna entrada) deja a muchos en evidencia. El primero que queda retratado, sin duda, es el jugador. Nada de lo que le hayan prometido justifica su actitud de las dos últimas semanas. Una decepción en la forma de irse del club que le dio todo. Cierto es que eso con otros dirigentes al frente del Valencia CF no habría sucedido. Ahí va mi análisis.

Peter Lim y Anil Murthy, retratados

Tras Kondogbia los primeros que quedan señalados con el movimiento son el máximo accionista Peter Lim y el presidente, Anil Murthy, quienes aseguraron semanas atrás que el futbolista no saldría si no es por la cláusula de rescisión. De nuevo, el interés económico y la nula intención de reforzar el proyecto deportivo, les deja en evidencia y destapa su mentira cuando deslizaron que o salía por la cláusula o nada. Al final, se vende por la mitad. Perdón para los que les creímos y lo publicamos.

Tampoco puede sorprendernos su actitud. Desde hace un año, cuando despidieron de forma abrupta a Marcelino y apartaron a Mateu Alemany, todas las decisiones deportivas han provocado una caída de las aspiraciones tal que, a día de hoy, las opciones deportivas reales de un club acostumbrado a pelear por ser cuarto y entrar en Champions, han quedado reducidas a acabar la campaña sin sufrir.

Peter Lim y Anil Murthy, responsables de la venta de Kondogbia (Foto: Valencia CF)
Peter Lim y Anil Murthy, responsables de la venta de Kondogbia (Foto: Valencia CF)

Gracia, engañado

La venta de Kondogbia ejecutada por Anil Murthy tras recibir el OK de Peter Lim deja muy tocado a Javi Gracia, que ya intentó marcharse y se quedó por no poder pagar la cláusula de penalización de 3 millones de euros que le ata al club. El técnico ha tenido que regatear con engaños y promesas incumplidas desde que fichó. Este sábado fue la última hasta la fecha. El navarro no era concluyente al futuro del centrocampista, pero que hace quince días sí que explicaba que Anil Murthy le había llamado para decirse que «Kondogbia se queda con nosotros», cosa que se ha demostrado ser falsa «La llamada era para hablar de Kondogbia. Que era un jugador que va a estar con nosotros», cosa que se ha demostrado ser falsa. A Gracia le engañaron y a los medios y a la afición también. Ni sigue, ni sale por la cláusula. Tomamos nota. Te engañan una vez, pero más ya no y, por eso, este domingo tras el partido le pegaba un palo al presidente de nuevo. «El que tenga que salir a explicar lo de Kondogbia que salga y lo explique. Yo estoy aquí para entrenar». Pue eso. Luz y taquígrafos.

La plantilla damnificada: 9 salidas

Al margen del técnico queda tocada la plantilla. En total se ha producido 9 salidas. A saber, a día de hoy, el Valencia ha vendido por valor de 72 millones fijos + casi otros 25 variables muy sencillos de ingresar (25 millones de euros + 15 en variables por Ferran Torres8 por Coquelin30 millones + 10 en variables por Rodrigo Moreno) y ahora por Kondogbia 15-20 millones de euros y un porcentaje de una futura venta.  Además se ha desecho de algunas de las fichas más elevadas de la plantilla como son Dani ParejoGaray al que no se renovó, Jaume Costa y Florenzi que acabaron sus cesiones y no siguieron y Piccini, que salió cedido. En total, nueve futbolistas y ningún fichaje. Las aspiraciones se derrumban y las ganas de renovar o continuar en el proyecto también, que se lo pregunten a Kang In Lee, Gayà o Gabriel Paulista.

La plantilla sin Kondogbia queda más debilitada (Foto: Valencia CF)
La plantilla sin Kondogbia queda más debilitada (Foto: Valencia CF)

La afición descreída y desilusionada

A falta de Mestalla dónde poder manifestarse, la venta de Kondogbia no ha pasado desapercibida en las redes sociales que se han llenado de mensajes criticando del francés hacia el Atlético de Madrid. El sentimiento generalizado es el de enfado, cabreo, rabia y frustración. La impotencia de ver lo que Meriton Holdings ha hecho con su club en un año supera ampliamente la indignación por la actitud de Kondogbia. El #LimGoHome resuena con más fuerza cada día. El sentimiento de preocupación por, incluso, el descenso, cada vez arraiga más en una parroquia que se moviliza para tratar, sin éxito, que Peter Lim se marche o venda.

La venta de Kondogbia airea muchas de las vergüenzas del club y deja retratados a sus dirigentes y al jugador y a miles de damnificados.

Protestas contra Peter Lim y Anil Murthy cuando aún podían hacerse.
Protestas contra Peter Lim y Anil Murthy cuando aún podían hacerse.

Y, por supuesto, Kondogbia

De las personas siempre espero que se vistan por los pies. Kondogbia no lo ha hecho. Su mensaje, sus dos semanas a medio gas y no yendo a entrenar en los días libres como el resto de lesionados demuestra su falta de profesionalidad. Lo duro no es que no entrene si puede, es que, por muy cabreado que esté con Murthy o con Lim, nada justifica irse del club con una actitud tan miserable. A mí me ha decepcionado. El Valencia CF no se merece eso, como tampoco se merece hacia dónde lo están llevando Peter Lim, Meriton y Anil Murthy. Todo produce tanta tristeza que afecta al espíritu y al ánimo del que escribe y de los que siguen a su amado equipo, al margen que se cuela en un vestuario que es el único sustento que le queda al valencianismo. Feliz semana.

David Torres

Delegado de ElDesmarque en Valencia

dtorres@eldesmarque.com

datorres