• +34 619020531
  • escribeme@davidtorrespalencia.es

Archivo mensualnoviembre 2017

Este Valencia también enamora cuando sufre

Crónica en ElDesmarque Valencia

Este Valencia CF enamora hasta cuando sufre para ganar como le sucedió ante el Leganés. Los de Marcelino sabían que tenían ante sí un duelo difícil, ante un equipo rocoso y el guión no se desvió un ápice de lo previsto. El conjunto de Mestalla apretó los dientes, se puso por delante en el marcador gracias a un gol de Dani Parejo de falta directa; Neto mantuvo al equipo en el partido y en la segunda mitad un gol de Rodrigo y otro de Mina sentenciaron el choque.


No era un rival para fiarse, y el marcador final no refleja lo que sufrió el equipo para ganar. La mejor prueba de ello es que en el primer minuto Beauvue ya había probado los reflejos de Neto. El meta encabezaba un once formado por Martín Montoya, Ezequiel Garay, Jeison Murillo, José Luis Gayà; Carlos Soler, Dani Parejo, Geoffrey Kondogbia, Gonçalo Guedes; Rodrigo Moreno y Simone Zaza. Marcelino sacaba toda su artillería porque no se fiaba del equipo revelación del campeonato. Los acontecimientos, además, le dieron la razón bien pronto.

El Leganés, conocedor de las virtudes del Valencia, se encerró, su punta era el primero que tapaba a Parejo en la salida del balón y planteó un partido trabado desde el inicio. En apenas 20 metros jugaban los dos equipos, por eso, cualquier jugada a balón parado se jaleaba en Mestalla al son de la Marcha Imperial de Star Wars como si fuera un penalti en una final. Normal. Dani Parejo de falta directa no perdonó en el 13. Su tiro inteligente se coló por debajo de la barrera que saltaba. Cuéllar sólo la vio pasar. A pesar de que el Leganés no se descompuso, el partido había cambiado.

El Valencia CF venció al Leganés. (Foto: David González / ElDesmarque Valencia)

El Valencia CF venció al Leganés. (Foto: David González / ElDesmarque Valencia)

El Valencia volvió a enamorar a su parroquia con el juego rápido y preciso en la medular. Parejo y Kondogbia se multiplicaban en la recuperación y lanzaban a Guedes y Soler -muy vigilados- en pos del segundo gol. Los pepineros, sin embargo, no cejaban en su empeño de empatar y tuvieron tres buenas ocasiones para marcar, por mediación de ErasoSzymanowski y en especial una de Beauvue, pero el Valencia este año no sólo tiene una pegada descomunal, sino que además tiene un buen portero y la suerte de cara, que también cuenta. Gracias a eso, el equipo llegó al descanso con ventaja en el electrónico.

Acoso y derribo del Valencia

La segunda mitad comenzó con alternancia en el dominio del juego. El Valencia quería, el Leganés maniataba. La tensión por el partido no cerrado se respiraba en el ambiente. Un desliz podía decidir el signo definitivo del partido y los de Marcelino querían hacerlo suyo. Así, Guedes, en el 54, pudo sentenciar, pero su disparo templado con el interior se estrelló en el palo cuando Cuéllar ya estaba batido. A la jugada siguiente, el meta sería quien desbaratara la nueva oportunidad del internacional portugués.

El relevo lo tomó Rodrigo. El máximo goleador español probó fortuna desde la diestra, pero su disparo salió desviado. Las ocasiones se acumulaban y Mestalla, que volvió a presentar otra buena entrada, se enardecía, pero Marcelino quería más y sentó a Carlos Soler, demasiado vigilado, para dar entrada a Andreas Pereira. Por el contrario, sería de nuevo Neto quien salvara al Valencia del empate.

Menuda pegada

La salida de Pereira, sin embargo, fue trascendental. Los dos primeros balones que tocó desarbolaron al Leganés. El primer centro se perdió sin éxito, pero el segundo encontró la cabeza de Rodrigo Moreno para sentenciar el choque. El máximo goleador español está de dulce y desvió el esférico sutilmente para lograr el 2-0. Ahora sí, el choque se había puesto de cara.

El técnico sacaría a Santi Mina de refresco por Zaza, muy trabajador, que se marchó muy cabreado y sin récord, pero ovacionado por Mestalla. Su esfuerzo lo merecía. El gallego saltó y besó el santo. Rodrigo disparó desde fuera del área y Mina, atento al rebote, lo luchó provocando un penalti que él mismo transformaría en gol. Sigue su idilio con el gol.

Lato por Rodrigo Moreno en el 84 completaría la terna de cambios de un Marcelino que, desde el banquillo, había resuelto el choque.

El Valencia provocó los olés de su hinchada que comprobó que sufriendo este Valencia también enamora. De hecho, el duelo acabó con otra buena parada de Neto y un mano a a mano de Mina que sacó Cuéllar. El electrónico no se movería y reflejó un 3-0 quizá demasiado amplio para los méritos de ambos equipos pero es que este Valencia tiene una pegada espectacular.

Todos los resultados en resultados.eldesmarque.com